• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Los Reales de Kansas: un equipo de ensueño

“Somos casi los mismos desde mi primer año de liga rookie en 2007”, dijo Salvador Pérez / Foto RAÚL ROMERO

“Somos casi los mismos desde mi primer año de liga rookie en 2007”, dijo Salvador Pérez / Foto RAÚL ROMERO

El roster de la Serie Mundial incluyó a 11 jugadores que se formaron desde sus inicios en el seno de la organización 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2006, los Reales de Kansas City eran un equipo a la deriva. Habían completado su cuarta temporada de por lo menos 100 derrotas durante esa década. Nada les salía bien.

Pero en esa campaña, el propietario David Glass contrató a Dayton Moore como gerente general y la franquicia paulatinamente empezó a dar los pasos que en la madrugada del lunes 2 de noviembre de 2015 culminó con el segundo campeonato de la Serie Mundial de su existencia y primero desde 1985.

¿Cuál fue el secreto?

Sin una nómina cara, la paciencia fue una virtud esencial para el proyecto en Kansas City. En la segunda zona metropolitana más pequeña de las 30 ciudades que albergan clubes en las Grandes Ligas, los Reales tenían que formar por su propio talento.

Y una de las decisiones más importantes que se tomaron en 2006 fue la contratación de Rene Francisco a cargo de las operaciones internacionales de la organización.

Hasta entonces, los Reales básicamente no existían en Latinoamérica: “Éramos los últimos en gastar dinero y firmar peloteros”, dijo Francisco a la AP. “El gerente tuvo la visión y le informó a los dueños que, para nosotros competir y ser alguien como equipo, teníamos que invertir en las operaciones internacionales”.

Se abrieron academias y se contrataron a nuevos coaches. No tardaron en encontrar prospectos.

Fueron a Venezuela, donde descubrieron al receptor Salvador Pérez. En la República Dominicana encontraron al abridor Yordano Ventura y al relevista Kelvin Herrera.

Los tres fueron piezas vitales en la conquista del título: Pérez —por quien desembolsaron un bono de 65.000 dólares— fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial; Ventura en la rotación; y Herrera como parte de un bullpen dominante.