• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Raúl, el regreso a casa de un mito del madridismo

Raúl González / AFP

Raúl González / AFP

El espejo en el que se miraban todos los futbolistas de la cantera, ejemplo de superación, sacrificio y máximo esfuerzo, tendrá un homenaje a su altura, disputando una parte con su actual club

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Raúl vuelve a casa, al lugar de donde nunca debió marcharse, para darse un baño de masas al enfundarse por última vez la camiseta blanca en un Trofeo Santiago Bernabéu convertido en homenaje a un mito, que al fin tendrá la despedida que merece.

El 26 de julio de 2010 se marchó por una puerta que no le correspondía. Aterrizaba José Mourinho en el club blanco y no tenía oportunidad de convencer al 'gran capitán'. Su decisión estaba tomada. Era el punto final a 16 años de máximo esfuerzo por un club que le convirtió en leyenda.

Raúl quiso irse en un punto alto, no sufrir un cambio de rol, experimentar nuevas sensaciones en Alemania, donde enamoró al Schalke 04. Nunca jugaría en España con una camiseta que no fuese la del Real Madrid. Y a su adiós no respondió con la grandeza que se merecía el club. A última hora, comunicó que se abrirían las puertas del Santiago Bernabéu, para que un puñado de fieles viesen llorar a un icono que sentía un profundo dolor en su corazón en la despedida. Un acto organizado habría llenado hasta la bandera el estadio.

La misma falta de tacto llega ahora en el cartel de la trigésimo quinta edición del trofeo Santiago Bernabéu. Raúl no aparece en ningún lado. No le ha hecho falta para que el estadio se llene hasta la bandera y viva 90 minutos que nunca olvidará.

El futbolista que disputó 741 partidos con el Real Madrid y dejó su huella goleadora con 323 tantos. El espejo en el que se miraban todos los futbolistas de la cantera, ejemplo de superación, sacrificio y máximo esfuerzo, tendrá un homenaje a su altura, disputando una parte con su actual club, el Al Sadd, y otra en la que se le amontonarán sentimientos, recuerdos y emociones al volver a enfundarse la elástica blanca con el escudo que tanto defendió en su pecho.

En tiempos duros para capitanes, con Iker Casillas aguantando campañas de desprestigio, Raúl regresa al Bernabéu. Un buen momento para recordar los valores que hicieron tan grande a un futbolista que no necesitó de la calidad técnica de otros para instalarse entre los más grandes del mundo.

Su leyenda se fue forjando para situarse a la altura de Alfredo Di Stéfano. Se convirtió en el jugador más laureado, el "Ferrari" que batió todos los récords de partidos y goles en el club, en una carrera que cobró dimensión un 29 de octubre de 1994, cuando Jorge Valdano hizo nacer una estrella en La Romareda. Ante el Real Zaragoza asaltaba directamente la titularidad a sus 17 añitos. El niño que goleaba en la cantera ni pasaba por el filial.

Dieciséis años más tarde Raúl dijo adiós tras inscribir con letras de oro su nombre en la historia del Real Madrid. Señor en los terrenos de juego, de donde nunca le han expulsado. Ganador de tres Copas de Europa, seis Ligas, cuatro Supercopas de España, dos Copas Intercontinentales y una Supercopa de Europa.

Vivirá su adiós al Bernabéu como jugador pero Raúl, que ha dejado una huella imborrable, sabe que las puertas del club están abiertas para cuando decida finalizar su carrera como futbolista. Antes le espera un día repleto de emociones y recuerdos. Sentir por última vez la magia de pisar el estadio de su vida y disfrutar del amor eterno de una afición que no se cansará de corear: "Raúl, Raúl, Raúl, Raúl".