• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rápidos y furiosos

Carlos González / AFP

Carlos González / AFP

David Concepción le da la bienvenida a Carlos González al club de los 100 robos y 100 jonrones, grupo selecto que fundó en 1986

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchos peloteros se hacen famosos por los dantescos jonrones que sacuden, otros tantos lo hacen por la habilidad y velocidad que demuestran a la hora de correr las bases; pero son muy pocos, los que como Carlos González, destacan en ambos aspectos.

“Él es un pelotero especial; tiene las cinco herramientas”, comenta el scout internacional, Francisco Cartaya, al comenzar a describir al marabino de 27 años de edad; un toletero que además de velocidad y poder ofrece un potente brazo, elegante defensa y habilidad para batear con contacto. No en vano los Rockies de Colorado le entregaron un contrato de siete temporadas a cambio de 80 millones de dólares.

 “Es como tener un carro con la fuerza de un Ferrari, que brinde el confort de una primera clase de un avión lujoso y tenga la elegancia de un Rolls-Royce. Lo tiene todo”, compara Cartaya.

Si bien González no desarrolla la velocidad de un Ferrari, su talento le permitió esta semana erigirse en apenas el cuarto venezolano en la historia en estafar al menos 100 almohadillas y tener más de 100 jonrones en las grandes ligas, un club que fundó David Concepción en 1986 (101 estacazos y 321 robos) y que sólo cuenta como socios con Andrés Galarraga (399 cuadrangulares y 128 estafas), Bob Abreu (287 bambinazos y 399 robos) y ahora CarGo (120 vuelacercas y 101 estafas).

“Creía que Luis Aparicio lo había hecho también. No pensé que yo era el pionero de ese grupo tan especial”; dice sin tapujos Concepción, en referencia al único criollo que hasta ahora cuenta con su vitrina en el Salón de la Fama de Cooperstown.  

La verdad es que Aparicio, que se estafó un total de 506 cojines durante su andar de 18 temporadas (1956-1973) por los terrenos de las mayores, concluyó su carrera con 83 cuadrangulares; una cifra nada despreciable para los campocortos de la época.

 “En el beisbol de ahora se le da mucha importancia a los jonrones. Todos los jugadores, hasta los shortstops, están pendientes de sacar la pelota del parque. Por eso es tan satisfactorio ver a alguien que también le regale al beisbol el arte de robar bases, que dicho sea de paso, no es nada fácil”, señala Concepción, quien junto a Pete Rose, Tony Pérez, Joe Morgan, Jhony Bench y otras estellas integró la “Maquinaria Roja” de Cincinnati que marcó los años setenta de la gran carpa.

“Robar una base no es cualquier cosa. Además de correr rápido tienes que ser inteligente, estudiar los movimientos de los lanzadores para encontrar el momento justo de arrancar. Es un proceso que debe ser bien analizado porque si te ponen out puedes matar un rally que genere una derrota para tu equipo”, dispara Concepción.


Dichoso. Que su nombre aparezca al lado de figuras de la talla de Abreu, Concepción y Galarraga es un orgullo para González.

"No había pensado en ello. La verdad es que no tomo mucho en cuenta ese tipo de metas para no presionarme. He logrado mejorar varios aspectos del juego porque siempre he tenido mucha confianza en mis capacidades. Sólo trato de superarme a mí mismo, sin tomar en cuenta los números personales. Lo importante es aportar para que el equipo gane. Pero, ciertamente, saber que estás logrando cosas que peloteros que admiras ya hicieron en el pasado me llena de satisfacción ", señaló el jardinero días antes de entrar en el club de los 100 robos y 100 jonrones, un grupo del que se hizo miembro más temprano que el resto de los asociados (27 años). Abreu entró a los 28 años, Galarraga a los 36 y Concepción a los 38.

El zuliano lidera el apartado de jonrones de este año en la Liga Nacional, con 21. “CarGo ha desarrollado un gran poder, pero a la vez ha podido mantener la velocidad con el paso de los años. Eso habla de su ética profesional y del esfuerzo que hace al trabajar a diario”, esboza Cartaya.

El trabajo fuerte, eso es exactamente de lo que habla el zurdo cuando se le pregunta la receta del éxito. “Siempre trato de dar lo mejor de mí", escribió en días pasados en  un correo electrónico. "Este tipo de logros ocurren gracias al producto del trabajo constante. Estoy enfocado en mejorar cada aspecto del juego y llevar mis capacidades al máximo. Gracias a Dios, las cosas se están dando y seguirán así mientras me mantenga saludable y concentrado". 

Concepción cree que esto es sólo el principio de muchas buenas noticias que protagonizará González. “Lo felicito por lo que ha logrado, pero estoy seguro que eso apenas es un aviso de todo lo que conseguirá en su carrera profesional porque  cuenta con numerosas cualidades. Es rápido y batea con poder, así que es fácil compararlo con peloteros como Barry Bonds”, concluyó.

"Cada vez me siento más cómodo y a eso se le suma la experiencia de estos años en grandes ligas que me van dando la posibilidad de consolidarme y proyectar todo lo que sé que soy capaz de hacer", asegura CarGo; uno delos peloteros más virtuosos que hay en la actualidad.