• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ramón Muñoz: Por 25 años el nombre que sonaba en el green era el mío

40 años antes de que Jhonattan Vegas hiciera popular este deporte, Ramón Muñoz llegó al circuito para imponer su dominio | Archivo

40 años antes de que Jhonattan Vegas hiciera popular este deporte, Ramón Muñoz llegó al circuito para imponer su dominio | Archivo

40 años antes de que Jhonattan Vegas hiciera popular este deporte, Muñoz llegó al circuito para imponer su dominio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Finalizaba la década de los sesenta cuando un nombre irrumpió en el golf venezolano. Un joven humilde y de piel oscura, un antiguo caddie proveniente del barrio El Güire vecino de Valle Arriba se instaló en el circuito nacional para quedarse. Las primeras experiencias como profesional no fueron tan exitosas, pero Ramón Muñoz no se amilanó y su persistencia le ha hecho permanecer en acción por más de 40 años, gran parte de los cuales fue dominador indiscutible de los torneos nacionales.

“De mi primer torneo hacen bastantes años”, recuerda Muñoz, cercano a celebrar 70 años de vida. “Fue en el año 68, el Abierto de Venezuela. No lo gané. Estuve punteando los primeros tres días y en el último se me fueron las ruedas. Fueron los nervios, la presión. El primero que gané fue en el 69, ya como profesional, el Abierto de Valle Arriba”.

La relación de Muñoz con el golf y con el club en el que dio sus primeros pasos como jugador tiene tintes de familiaridad, de historia romántica, de destino inevitable.

“Nací frente al club. Estudié en la escuela que está ahí hasta cuarto grado. He sido socio por 47 años, esta es mi casa”, dice. “Cuando era un niño jugaba beisbol y era aspirante a caddie. Como la escuela era mañana y tarde, los lunes le pedía a la maestra que me dejara salir. De tanto llevarle frutas logré el permiso. Antes no era tan fácil jugar en los clubes como ahora, y yo me metía escondido por el hoyo 6, que estaba frente a mi casa. Como no había cerca podía hacerlo. Así empecé a jugar”.

Aquella maestra recibió una recompensa: “Cuando gané mi primer torneo le llevé la copa a la maestra, que me dio clases toda la vida. Estaba enamoradito de ella y bueno, como jugaba golf y ganaba, era el ídolo de la escuela”.

Dos años como caddie en Valle Arriba bastaron para que Muñoz puliera sus destrezas y comenzara a demostrar el talento que le llevó a dominar de manera incontestable el golf nacional por más de 25 años, en una época en la que este deporte no podía arrancarse la etiqueta de elitesco.

“Como era estudiante no me daba mucho tiempo para ser caddie, diría que lo fui como por dos años. Ahí empecé a darle palo a la pelotica y a ver cómo lo hacían los jugadores”, recuerda. “Todo empezó en un campeonato nacional de caddies. Lo gané y como vieron que lo hacía bien me dieron la oportunidad de jugar, pero todavía no era profesional. Jugaba los campeonatos de empleados y como los ganaba todos fui abriéndome paso”.

Dominio en los greenes

Nadie ha ganado el Campeonato Nacional de Profesionales más veces que Ramón Muñoz. El caraqueño se llevó el trofeo 16 veces. Es, además, el único golfista en recibir la distinción al Atleta del Año, en 1969.

Su dominio sobre el circuito se extendió por más de dos décadas y no parece haber algo que le haga sentir más orgullo: “Del año 70 al 95 el nombre de Ramón Muñoz era el que más sonaba, durante 25 años todos los torneos los ganaba”.

Unos meses atrás, Muñoz –que sigue activo en la gira nacional– sumó un nuevo título a su palmarés al imponerse en el Campeonato Nacional Senior, en el que derrotó a jugadores 30 años más jóvenes. Esta semana competirá con los mejores 25 jugadores del ranking nacional en el Abierto de Valle Arriba, por la Copa que lleva su nombre. Dice que el retiro no está en su diccionario.
“Hago lo que me gusta y todavía me pagan por hacerlo. Lo bueno del golf es que uno puede jugar hasta que el cuerpo le dé. No ganaré torneos, pero todavía me divierto jugando y eso es una ganancia para mí”, afirma. “Me cuido mucho con mis ejercicios, el gimnasio, la alimentación, no soy fumador ni tomador. Soy muy disciplinado y por eso he podido mantenerme tanto tiempo”.

Vegas, a saludar

Hace un par de años, el golf venezolano volvió a los titulares gracias a otro jugador de origen humilde, Jhonattan Vegas, el único venezolano en el Tour de la PGA, la élite mundial. Muñoz siente admiración por el joven monaguense: “Ojalá tuviéramos muchos Vegas. Antes de irse a jugar en Estados Unidos se me acercó para preguntarme qué podía hacer allá, cómo jugar. Le dije que en el golf y en la vida lo primero es ser humilde y no hablar demasiado. Que sea tu juego el que hable por ti. Él se perdió de vista, está por encima de todo. ¿Qué puede decirle uno? Que venga para acá sólo a saludar, que se quede jugando por fuera. Su juego y su sencillez le harán permanecer en la PGA por mucho tiempo. Más adelante saldrán otros Vegas, pero no habrá otro como él”.  

Un golf distinto

Una experiencia de casi 50 años recorriendo los greenes le ha permitido a Muñoz ser testigo de la evolución del golf. “Todo ha cambiado”, asegura. “En estos días me estaba viendo en un video, un documental sobre la historia del golf en Venezuela, y tengo un swing totalmente distinto. Anteriormente uno practicaba y ya. Ahora hay psicólogo, hay que hacer pesas, ir al gimnasio, la tecnología en los palos cambió y las pelotas vuelan más”.

El caraqueño celebra ver a compatriotas jugando en el exterior. “Siempre hubo la esperanza de ir a la PGA, pero en aquel momento era muy difícil jugar en Estados Unidos”, apunta. “Ahora si usted es un buen estudiante puede ganarse una beca e irse a jugar, eso antes era imposible. En mi época no había patrocinantes. Ya de mayor los conseguí, pero era muy tarde”.