• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ramón Hernández: “Quiero ser coach o manager porque me gusta enseñar”

Ramón Hernández | FOTO AVS PHOTO REPORT

Ramón Hernández | FOTO AVS PHOTO REPORT

El ex grandeliga y figura de los Navegantes del Magallanes, contempla su retiro pero confiesa que le gustaría mantenerse ligado al beisbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Ramón Hernández decida ponerle fin a su carrera, se convertirá en un coach predilecto. Con más de 20 años en el beisbol profesional, de los cuales 15 los pasó en las Grandes Ligas, el receptor encajaría perfectamente en el cualquier cuerpo técnico de MLB o de la pelota local. Por si fuera poco, él tiene la disposición de transmitir todo su aprendizaje.

“Más adelante quiero ser coach o manager porque me gusta enseñar”, confesó quien espera probar en los próximos días si las rodillas le permiten ver acción detrás del plato con los Navegantes del Magallanes. De no poder hacerlo, el cumanés, de 38 años de edad, anunciaría su retiro luego de culminar la temporada.

— Habla del retiro con naturalidad. Usted ganó un título de bateo y fue campeón en Venezuela, perteneció a los sorprendentes Atléticos de Oakland de principios de siglo. ¿Está satisfecho con su carrera?
— Me siento contento de haber tenido una larga carrera. No me arrepiento de nada. Cuando me retire lo voy hacer con la cabeza en alto.

¿Qué le faltó?
— Estar en una Serie Mundial y quedar campeón. No es fácil, este año estuve cerca porque yo tenía grandes posibilidades de ser el segundo receptor de los Reales de Kansas City, pero una lesión en la rodilla derecha me dejó sin chance.

Dice que le gustaría enseñar. ¿Cómo ha sido la relación con los noveles receptores del Magallanes José Briceño y Jackson Valera?
— Poco a poco se van incluyendo. No se me han acercado mucho porque quizá tendrán penan. Aquí en Magallanes se tratan a todos por igual. Una vez les dijimos a los muchachos que si tenían alguna pregunta que lo hicieran para ayudarlos. Quizás un consejo mío los puede ayudar a ganar un partido.

¿Considera que los receptores pueden resultar buenos estrategas?
— Sí. El receptor siempre está un paso adelante que el resto de los jugadores. Uno está pendiente del bateador que está en el plato y de los tres que le siguen. Cuando estás en el dugout ya piensas en la próxima entrada. Que pitcheos puedes pedir, cuáles lanzadores tienes en el bullpen. Incluso ya uno está acostumbrado a hablar con los lanzadores en momentos difíciles.

¿Qué se le dice a un lanzador?
— Normalmente uno va al montículo para tratar de relajarlo. Lo primero que le digo es que si perdemos no pasa nada porque mañana seguimos jugando. Solo déjate llevar por el receptor que si el bateador le pega a la pelota tienes a ocho compañeros detrás de ti con ganas de atraparla. 

Usted también ha jugado en la primera base. ¿Desde esa posición el juego se ve y se asume diferente?
— Cuando estás como receptor, analizas el juego desde que llegas al estadio. Te sientas en el dugout y ves el lineup para buscar cuántos bateadores zurdos hay, si es un equipo que corre o de poder. En cambio cuando eres primera base piensas en el partido cuando empieza.