• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ramón Castro: “Yo dormía con el guante en la cama”

Ramón Castro firmó con Atlanta al saltar al profesional, en 1996, pero llegó a las mayores con Oakland, en 2004 | Archivo

Ramón Castro firmó con Atlanta al saltar al profesional, en 1996, pero llegó a las mayores con Oakland, en 2004 | Archivo

El infielder ahora quiere enseñar. Fue uno de los pocos peloteros activos en los seis títulos de los Tigres, en la década pasada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es uno de los pocos privilegiados que celebró en el diamante cada uno de los seis títulos de la increíble dinastía de los Tigres de Aragua, la década pasada. Y tiene 35 años de nacido, una edad en la que todavía podría postergar el retiro.

Ramón Castro prefirió decir adiós. Renunció al contrato que tenía en Italia y a sumar una temporada más, la número 18, en la LVBP. Durante la segunda mitad de su carrera, ya como jugador de la banca, aprendió a aconsejar a los peloteros más jóvenes. Y quiere convertir eso en una carrera.

¿Manager? Algún día. Pero primero, quiere enseñar.

-¿Siempre soñó con jugar pelota, de niño, allá en Valencia?

-Mi papá me llevaba al estadio desde chiquitico y mi mamá dice que yo era tan fiebrúo que dormía con el guante en la cama. Siempre llegaba temprano al juego. Si era a las 12, yo estaba allí a las 9. Me preguntaban: “¿Acaso vienes a marcar el terreno?” Nunca, nunca, en toda mi carrera, he llegado tarde a un juego.

-Usted aún es joven. ¿Fue difícil la decisión de retirarse?

-Un poco, pero estoy bastante contento. Fueron 17 años en esta liga y Kansas City me ofreció una gran oportunidad que no debía desaprovechar. Con los Tigres me decían que tenía talento para los jóvenes. Y voy a aprovechar esto al máximo.

-¿Cómo recibió su cambio a los Tigres, hace 15 años?

-Con Pastora no recibía tantas oportunidades, así que lo recibí muy bien. Iba a estar más cerca de mi casa, y el gerente (Enrique Brito) me dijo que iba a jugar todos los días.

-¿Y cómo manejó la impaciencia de estar más tiempo en la banca, en los últimos años?

-De Tucupita Marcano aprendí a mantenerme concentrado, a esperar esa oportunidad que se presenta en cada encuentro y dar el máximo. Traté siempre de tener buenas prácticas de bateo, tomar rollings y ver a los pitchers durante el juego, para tener un plan. Eso me mantuvo con los Tigres todo este tiempo.

-¿Con qué momentos de la dinastía tigrera se quedaría usted?

-Ese batazo con que le ganamos la final al Magallanes, perdiendo por ocho carreras en el noveno inning. Y la serie que le ganamos al Caracas en Caracas, la del tricampeonato.

-Ahora que ha pasado tiempo, ¿cuál fue el secreto para esa larga dinastía?

-Influyó mucho que todos los peloteros empezáramos desde el comienzo de la temporada. Mantener el plantel ayuda a que los muchachos se conozcan mejor, a que se mantenga una relación y se juegue mejor. Creo que eso fue.

-¿Recuerda algún mal momento en el beisbol?

-Ninguno. Todo lo disfruté. Se lo digo siempre a los más jóvenes: es una carrera corta, disfrútenla.

-¿Qué objetos guarda de su carrera?

-No soy de pedir autógrafos ni de guardar pelotas firmadas. Sólo tengo una de Alex Cabrera, que le pedí me firmara por el jonrón 21. Y guardo la de mi hit 300. Más nada.

-Comenzó como campocorto y terminó jugando en todas partes. ¿Cuál posición disfrutó más?

-El shortstop. Cuando estaba en Grandes Ligas, hubiera jugado hasta como receptor. Aquí, Buddy Bailey me puso a jugar en primera y hasta en el left. Es uno de los grandes managers que ha pasado por esta liga. Te respeta y se hace respetar. Le gusta trabajar. Si tú lo haces, te va a tener en cuenta. Si no te ve preparado, no te da la oportunidad. Tengo una anécdota sobre eso. Yo venía de las Grandes Ligas y me puso a jugar cada dos o tres días. Así que bajé mi ritmo. Entonces, (el coach) Popi Hernández me dijo que no estaba jugando porque para Bailey yo no trabajaba lo suficiente. ¿Ah sí? Ahí me dije que ya nadie iba a trabajar más que yo. Y hasta el último día fue así.

-¿Le queda alguna nostalgia?

-Ninguna. Quiero irme ya a la rookie, para empezar aprender. 

iserrano@el-nacional.com