• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Puede que juguemos feo, pero da resultados”

El delantero venezolano del Rubin Kazán ruso, José Salomón Rondón | Omar Véliz

El delantero venezolano del Rubin Kazán ruso, José Salomón Rondón | Omar Véliz

El punta asegura que ir a Rusia fue la mejor decisión de su vida aunque cree que no durará mucho tiempo ahí

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A los 23 años de edad, Salomón Rondón ya ha dejado atrás el caparazón de futura estrella para comenzar a hacerse las medidas del traje de figura. Sus dos goles en Paraguay y el que anotó en Montevideo le han hecho determinante para la Vinotinto en esta eliminatoria al Mundial, la primera que asume como un jugador asentado en el primer mundo futbolístico.
A pesar de esa responsabilidad, y de su faceta como padre en la que ya suma más de un año, el caraqueño aún conserva cosas del jovencito que se presentó como prospecto en 2007. Atraviesa el lujoso hotel de concentración del Rubin Kazan en Madrid, vestido con ropa deportiva y al sentarse se pone la gorra para atrás antes de comenzar a dialogar.

-¿Cómo está el Rubin Kazán para la segunda mitad del torneo?
-Lo había dicho, un jugador de élite necesita 400 minutos para volver a tomar su nivel. Nosotros tuvimos una buena pretemporada con amistosos en Turquía y Estepona y el jueves ganamos un partido sufrido, con mucho sacrificio.

-¿Qué le parece la llegada de M'Vila?
-Es un gran jugador, tanto que cuando yo estaba en Málaga sonó para el Real Madrid. Lo importante es que venga gente que sume, que venga a hacer las cosas bien y a él se le ven esas ganas.

-Que un jugador así fiche por su equipo, ¿siente que reafirma su decisión de haber aceptado esta oferta?
-Mi decisión fue acertada desde el primer momento. Muy estudiada y premeditada, para eso estuvo mi familia y mi gente, apoyándome. Es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, no me arrepiento de nada. Ya estoy viendo los frutos, poco a poco las cosas van saliendo, nadie daba nada por nosotros en el partido del jueves pero demostramos que somos un equipo fuerte, quizás menos conocido pero estamos ahí.

-¿Qué tan distinta es su vida en Rusia a la que tenía en España?
-Todo es diferente allá, la vida diaria es complicada, porque en Rusia no tienes la facilidad del clima pero del resto no le veo ningún problema. El idioma es difícil pero tienes un traductor, el día a día te da para aprender, no para hablarlo perfecto pero si para defenderte. Mi familia está adaptada, yo estoy adaptado. Es una decisión donde debía sacrificar otras cosas pero es de las mejores que he tomado, no me arrepiento de nada.

-¿Es el Rubin Kazan un equipo para pasar mucho tiempo o un paso más para seguir creciendo?
-Con Pablo (Martínez, su agente) hemos tomado decisiones importantes. Desde que decidimos salir del Aragua, Las Palmas era un trampolín pensando a futuro. Siempre tomo una frase de Cesar (Farías): 'No hay que ver lo cercano sino más allá porque puede venir otra cosa'. Vine a Europa con la sensación de que podía salir de Las Palmas, lo conseguí, fui a Málaga, tuve la sensación de que podía tener una buena temporada y me salió el primer año. En el segundo, la cuota de goles no fue la mejor. No esperaba venir al Rubin pero se dio y ha funcionado. No creo que me quede mucho tiempo en Rusia, si sigo haciendo las cosas bien creo que algo saldrá, aunque de momento estoy contento. Si tengo que cumplir los 4 años los cumpliré, pero lo mejor es que me mantenga centrado y si viene algo es porque uno esta haciendo las cosas bien.

-¿Qué hayan pagado tanto dinero para comprarlo significa algo para usted?
-Significa que uno está haciendo las cosas bien, en la selección lo he hecho igual y por eso habrán pagado. Vengo trabajando con entusiasmo y perseverancia desde que salí de Venezuela. Cuando debuté en primera división quería, no sólo ser importante en mi club, sino también para la selección nacional.

-En Las Palmas creció como cabeceador, en Málaga siguió mejorando como delantero. ¿Qué siente que puede dejarle en su juego la liga rusa?
-Esta es una liga muy similar a la inglesa. El contacto físico es importante pero tengo una ventaja de que puedo aguantar golpes, jugar de espaldas, son características que me ayudan en ese juego. Lo que aprendí en Las Palmas, en Málaga o en la selección, lo estoy mostrando ahora. He podido aprender de los sitios donde he jugado y espero seguir haciéndolo.

-Como jugador de la Vinotinto, ¿cómo ve el 2013?
-La selección es un paso muy importante en la carrera de cualquier jugador, no sólo te juegas la ilusión de mucha gente, incluso la de tu familia. Es un reto muy serio pero la selección está capacitada, tiene jugadores reconocidos. Estamos convencidos de que con trabajo podemos hacerlo y que vamos en el buen camino.

-Si alguien en Rusia le pide que describa a la Vinotinto. ¿Qué le diría?
-Que somos como el Rubin. Un equipo rocoso muy ordenado, con jugadores compactos, que saben qué hacer con la pelota y que pueden definir un partido. Así describo a la selección, un equipo guerrero, luchador y que tratamos de hacer nuestro fútbol, feo o no, pero tratamos de hacerlo y nos da resultados.

-¿Por qué la mayoría de los países de Suramérica tienen jugadores en los mejores equipos del mundo y los venezolanos aún no han podido llegar ahí?
-El jugador venezolano es bien visto de un tiempo para acá. Todo empieza por Juan (Arango) que lleva 13 o 14 años afuera y no ha regresado. Claro, antes estuvieron Stalin (Rivas), Ricardo David (Páez), (Gabriel) Urdaneta, (Gilberto) Angelucci, que han hecho buenas cosas en el exterior pero si vamos a estadísticas Juan se lleva todos los premios por el tiempo que lleva afuera. No creo que haya jugadores que sean buenos sólo porque sean de otro país, no creo que sea legítimo, seguramente tendrá condiciones que a ese técnico le interesan y por eso lo ficharon. Es verdad que ningún venezolano ha llegado a un gran club pero en los que han estado, los venezolanos han dejado huella.

-¿Cómo ve las matemáticas de la eliminatoria? ¿A qué puesto debe aspirar Venezuela?
-Tenemos que ir partido a partido. Visualizar un puesto, seria de doble filo porque estaríamos confiándonos. Tenemos que pensar en Argentina que es dificilísimo pero no imposible. Tiene jugadores de gran nivel y al mejor del mundo. Tiene una delantera que ningún otro equipo tiene pero se puede contrarrestar y tenemos las armas para hacerlo.

- ¿Es cierto qué se llevan tan bien en el vestuario?
- No somos un grupo de jugadores que vamos a una concentración porque nos convocan. Somos un grupo de amigos que aunque no nos conozcamos somos amigos y representamos al país. Por ejemplo, a Tomas (Rincón) no lo conocía sino de haberlo enfrentado hace muchos años. Ahora tengo una gran relación. Nunca hay un mal gesto, una queja, de nadie. Si la concentración es larga, tratamos de que sea buena para todos.