• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Primer mandato

Henry Paruta | Henry Delgado

Henry Paruta | Henry Delgado

Marinos de Anzoátegui se llevó el duelo de apertura de la final en Puerto La Cruz y aumentó a seis su cadena de triunfos sobre Cocodrilos de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las órdenes en Marinos de Anzoátegui se obedecen y el técnico del equipo, Henry Paruta, agradece el compromiso de sus jugadores al cumplirlas. Para cada juego hay una estrategia distinta y no hay otra opción que acatarla.

Ayer, antes del primer juego de la final contra Cocodrilos de Caracas en Puerto La Cruz, el estratega envió dos solicitudes que consideraba claves para vencer al visitante: Jugar con el cansancio de Carl Elliot y molestar en cada disparo a Andre Emmett.

Ambos dictámenes se cumplieron y Paruta celebró su primera victoria como estratega en una final, al superar 90 por 84 a Cocodrilos, lo que aumentó a 6 victorias sin derrotas su marca contra el equipo saurio desde que tomó la dirección técnica del club oriental a finales de la ronda regular.

Gregory Vargas le resolvió a su estratega la encomienda con Elliot. "Lo noté un poco cansado. Estaba respirando profundo. Sabíamos que al no estar `Zancudo’ ( Jesús Centeno) había que agotarlo", explicó el base.

Elliot perdió cinco balones en la primera mitad, apenas anotó dos puntos en la misma, y no encontró la manija en la conducción del equipo. A tal punto que sus compañeros perdieron siete pelotas más, para un total de 12 en los dos primeros cuartos.

"Pienso que la clave fue la intensidad con la que empezamos", destacó Paruta, mientras felicitaba con un gesto a Vargas en la rueda de prensa luego del choque.

El otro encargo, el de Emmett, tuvo como protagonistas a José Vargas y Raúl Orta. El estadounidense, que venía de promediar 29.7 puntos en sus tres juegos anteriores, tan sólo marcó dos puntos en la primera parte.

¿El resultado de obedecer? Marinos se fue 47 por 28 al descanso y de las gradas bajaban burlas hacia Cocodrilos, en alusión a que el finalista debió ser Bucaneros y no el conjunto de Néstor Salazar.

Sin embargo, no todo fue fiesta. Marinos, a juicio de su técnico, se relajó al cerrar el partido y los jugadores olvidaron las estrategias que tanto funcionaron en los dos primeros períodos.

Emmett se calentó y anotó 20 puntos en la segunda parte mientras que Elliot ayudó con 9 para la reacción capitalina que llegó, pero muy tarde.

Cocodrilos recortó una diferencia que fue de 23 puntos en el tercer cuarto a tan sólo 8 (88-80) cuando restaban 53 segundos por jugar. No obstante, un robo de balón más una canasta de Axiers Sucre le puso dueño definitivo al primero de la serie.

"Lo único que rescato es el cierre del partido. Tenemos que comenzar con más intensidad.

Vamos a realizar nuestros ajustes", aseguró esperanzado Salazar tras el choque.

Para Paruta, la victoria de ayer no valdrá nada si permiten que Cocodrilos haga hoy el mandado de visitante y rescate un triunfo en el gimnasio Luis Ramos de Puerto La Cruz.

"Uno y uno no es negocio.

Hay que venir enfocados", aseguró el anzoateguiense.