• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Postergados de ayer, titulares de hoy

Luis Valbuena pasó por Seattle y Cleveland, antes de encontrar estabilidad | Foto AP

Luis Valbuena pasó por Seattle y Cleveland, antes de encontrar estabilidad | Foto AP

Una decena de grandeligas venezolanos son figuras, luego de no conseguir el juego a diario con sus primeros equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luis Valbuena creció con los Marineros, se graduó con los Indios y durante más de un lustro esperó la oportunidad de jugar a diario en las Grandes Ligas. Hoy es una de las razones por las que los Astros dominan en el oeste de la Liga Americana.

Al menos 10 de los 24 venezolanos nominados esta semana en las papeletas electrónicas del Juego de Estrellas pertenecieron antes a otro equipo que no les dio espacio, fe o tiempo de juego suficientes. Son peloteros que ahora son titulares y, en algunos casos, rotundas figuras.


Alexi Amarista. En 2011 fue una buena noticia, al ser llamado por los Ángeles, pero no tenía lugar allí y finalmente fue cambiado a los Padres. En San Diego fue utility hasta el año pasado. Hoy es el shortstop.


Asdrúbal Cabrera. Nunca jugó arriba con los Marineros, su organización original. Fue enviado a los Indios por el toletero boricua Eduardo Pérez y desde entonces es figura, primero con Cleveland, luego con Washington y ahora con Tampa Bay.


Francisco Cervelli. Le tocó crecer con los Yanquis, lo que usualmente es un problema. En Nueva York buscan peloteros hechos para cada posición. Brian McCann le cerró el paso en 2014. Luego de siete campañas en la Gran Manzana, ahora es titular en Pittsburgh, por primera vez.


Robinson Chirinos. Pasó nueve años en las menores de los Cachorros y dos más con los Rays, pero ha sido con los Rangers, su organización desde 2014, donde por fin ha encontrado la titularidad.


Alcides Escobar. Fue uno de los principales prospectos de los Cerveceros y hasta recibió un chance de abrirse paso, hasta que fue parte del mega cambio por Zack Greinke, en 2010.


Avisail García. Hay que ser justos con los Tigres: dio sus primeros pasos en Detroit y parecía encaminado a ser jardinero titular allí, cuando apareció la oferta de un pacto a tres vías que le permitió a los felinos adquirir a su actual shortstop, José Iglesias.

Hoy es indiscutible con los Medias Blancas.


Carlos González. Nunca dejó de ser un prospecto de primera, a pesar de que fue dejado ir por dos organizaciones. Pero es cierto que también fue usado como carnada para adquirir peloteros por entonces con mayor nombradía. En diciembre 2007 fue entregado por los D’Backs en el pacto por Dan Haren. Un año después fue cedido por los Atléticos a los Rockies, en el convenio que llevó a Matt Holliday a Oakland.


Odúbel Herrera. Fue campeón bate en la sucursal doble A de los Rangers y de nuevo en la LVBP. Texas no lo protegió y ahora brilla con los Filis. Quizás termine siendo uno de los mayores errores cometidos por algún equipo con un venezolano desde los tiempos en que los Astros no protegieron a Johan Santana, hace tres lustros.


Ender Inciarte. Ha tenido un comienzo estelar con los D’Backs, su organización original. ¿Entonces? Inciarte tuvo un paso fugaz por los Filis. Siendo pelotero de clase A, fue tomado en el draft de la regla 5 e hizo el equipo grande en 2013. Pero no duró mucho. Un día después de iniciada la campaña, fue devuelto a Arizona, al tomar Filadelfia en waivers a Ezequiel Carrera. Hoy está en camino a ser una estrella en el desierto y los cuáqueros dejaron ir hace rato a Carrera.


Luis Valbuena. Firmó con los Marineros y hasta se tomó un café con el equipo grande, en 2008, pero no pudo hacer carrera con su organización original. Fue cambiado en noviembre de ese año a los Indios, en el pacto a tres vías que envió a Franklin Gutiérrez y Ezequiel Carrera a Seattle. Tampoco cuajó en Cleveland. Fue vendido a los Azulejos en noviembre de 2011 y tomado en waivers por los Cachorros, cinco meses después. Fue en Chicago donde por fin vio acción con regularidad. Contra los derechos, en 2013, y prácticamente a diario, en 2014. Hoy, es pieza fundamental en el buen inicio de Houston.