• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Policía siguió la pista de pesistas detenidos

Autoridades aeroportuarias están alerta ante organizaciones dedicadas al tráfico de drogas / Leonardo Noguera

Autoridades aeroportuarias están alerta ante organizaciones dedicadas al tráfico de drogas / Leonardo Noguera

El Cicpc investigó en enero nexos de deportistas detenidos en Argentina con tráfico de drogas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La pesista Cristina Suárez estuvo en la lista de personas interrogadas por el Cicpc luego de que el 25 de enero fue detenido Israel Rubio, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, en un barrio de Pescara, Italia.

El mejor levantador de pesas de Venezuela había sido hallado por los carabinieri –policía local– junto con tres dominicanos, entre ellos una prostituta, en posesión de 1,5 kilogramos de cocaína en polvo y medio kilo de cocaína líquida.

Suárez fue detenida el 15 de noviembre en Buenos Aires gracias a lo que voceros del Gobierno de ese país describieron como una operación de inteligencia que permitió desmantelar una organización dedicada al tráfico de drogas. La deportista –en cuya última competición internacional obtuvo el subcampeonato en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2010 en Mayagüez– atrajo la atención de la policía venezolana que, sin embargo, no impidió que se involucrara en una operación de correos humanos para transportar cocaína desde Argentina hacia Portugal. Junto con ella fueron aprehendidos otros ex halterofilistas zulianos: René Hernández y Julio Chacín.

“La citaron para indagar sobre su vinculación con el caso Rubio”, dijo una fuente de la Federación Venezolana de Pesas enterada de la diligencia.
La policía venezolana remitió a sus pares italianos un informe de acuerdo con el cual Leonel Albarrán –quien fue condenado a 15 años de prisión por admitir que participó en la planificación de la operación de Pescara– había comprado pasajes aéreos para Suárez y Rubio, entre otros, con destino a Barcelona, España, en junio de 2011. Así lo han revelado agencias internacionales.

El temor de que el virus de las narcomulas permeara más allá de Rubio en la selección de pesas hizo que los dirigentes de la federación endurecieran la política de mantener bajo control los pasaportes de los atletas, quienes deben firmar un acta para declarar el propósito de cualquier viaje que se desee realizar fuera de las actividades competitivas. En enero era una secreto a voces entre personas vinculadas a la disciplina que más allá de Rubio y Albarrán había más deportistas, activos o no, involucrados en el narcotráfico.

Un grupo de cuatro pesistas de la selección nacional convocó el miércoles a una rueda de prensa en la que señalaron que nada tenían que ver con los delitos cometidos por otros: “Queremos limpiar nuestro nombre en el deporte. Lo que han hecho algunos de manera individual debe quedar así. El pueblo de Venezuela debe saber que somos deportistas que no estamos en esas actividades y que no deben estigmatizarnos”, dijo Octavio Mejías, uno de los voceros. Le acompañaron Edwin Adames y María Sierra, así como los entrenadores Gabriel Enseñat y Yamil Giuliani.

René Hernández quien, de acuerdo con la federación tenía largo tiempo apartado de la alta competencia, fue señalado en Argentina por ser uno de los líderes de la red que hasta ahora ha captado principalmente a pesistas de su estado de origen: Zulia. Fue condenado a prisión en 2006 junto con Albarrán cuando formó parte de un grupo de 22 personas que llevaba cocaína en el aeropuerto de Rossy, en París. Su nombre fue aportado a la justicia argentina por una persona que llamó a un tribunal de ese país para preguntar por la situación de un detenido venezolano que, según testimonio, había sido captado por el ex pesista.

Separación abortada

Rumbo a los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, la Federación Venezolana de Pesas tomó la decisión, en acuerdo con el Ministerio del Deporte, de separar los equipos de hombres y mujeres. Los primeros fueron enviados a Cojedes y ellas fueron mantenidas en Caracas como parte de una medida para conservar la disciplina. Fuentes federativas aseguraron que Israel Rubio y Leonel Albarrán viajaron a la capital venezolana y manifestaron su inconformidad con la decisión ante el Ministerio de Deportes, que decidió revocarla unilateralmente.