• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Poder venezolano se multiplica por diez en las mayores

El maracayero pegó 11 hits en 22 turnos legales y tuvo OBP .538 la semana pasada | Foto AFP

Miguel Cabrera tiene 18 jonrones hasta los juegos del lunes | Foto AFP

Una decena de criollos amanecieron ayer con diez jonrones o más antes del Juego de Estrellas. Cada uno tiene características especiales en su andar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

10 x 10, es la fórmula que puede explicar el poder venezolano en las mayores esta temporada. Ayer, una decena de nativos amanecieron con diez o más cuadrangulares antes del receso del Juego de Estrellas.

Miguel Cabrera (18 jonrones). Las piernas del maracayero se encuentran sanas, algo que no ocurría desde 2013. Eso le ha permitido utilizarlas más e imprimirle más poder a sus conexiones. Ha recobrado su fuerza. En solo 82 juegos tiene la misma cantidad de vuelacercas que logró en 119 encuentros el año pasado y va rumbo a superar los 25 estacazos de 2014.. El portal ESPN.com le proyecta 35 bambinazos para cuando caiga el telón de la ronda regular.
 
Carlos González (18). El zuliano de los Rockies de Colorado ha sido el exponente de la fuerza venezolana desde hace un año. La temporada pasada se convirtió en el quinto venezolano con 40 cuadrangulares en un campeonato y ahora las proyecciones arrojan que podría llegar a 36. Posee uno de los swings más parejos de las mayores. Entre el 28 y el 31 de mayo tuvo cuatro juegos seguidos con jonrones.
 
Víctor Martínez (16). Ya tiene dos partidos esta temporada con estacazos tanto a la zurda como a la derecha. Aunque tuvo un descenso en su average, todavía batea para más de .315, debido al 91.5% de éxito de contacto cuando le hace swing a un lanzamiento en la zona de strike, según fangraphs.com. Se estima que pudiera temporada la temporada con 31 cuadrangulares.
 
Rougned Odor (16). Solo Robinson Canó, de los Marineros de Seattle, posee más vuelacercas entre los camareros. El zuliano pareciera asentarse como uno de los pilares de los Rangers de Texas, rol que muchos veedores le auguraron. A pesar de no ser tal alto, posee rapidez en el swing y allí está el secreto de sus conexiones. Su proyección da para 31 bambinazos.
 
Eugenio Suárez (15). Carga con la responsabilidad de llenar los zapatos que dejó Todd Frazier, quien se fue de los Rojos a los Medias Blancas. Todavía es joven pero ha sorprendido con su poder, aunque batea para ..233. Es el tercer jonronero de los escarlatas esta temporada, solo por debajo de los jardineros Adam Duvall y Jay Bruce. Tiene posibilidades de arribar a los 29 vuelacercas.
 
José Altuve (14). Por su ritmo, el camarero de los Astros de Houston va encaminado a la mejor temporada en su carrera de seis años. Es líder de bateo de la Liga Americana y antes de la jornada de ayer estaba a un jonrón de igualar su tope personar en una campaña. Proyecta 27 cuadrangulares, muy cerca de convertirse en un 30-30.
 
Wilson Ramos (13). Una operación ocular durante los Spring Training mejoró considerablemente su capacidad para batear. Es uno de los paleadores más difíciles de hacer out hoy por hoy y pelea el título de bateo de la Nacional. Él y Brian McCann, de los Yanquis, son los receptores de más poder en las mayores. Se estima que puede llegar a los 25 jonrones.
 
Salvador Pérez (12). Para el receptor de los Reales de Kansas City, junio fue un gran mes. Ligó para .311 y conectó cinco cuadrangulares en el lapso. El año pasado sacó 21 pelotas, su tope personal, cifra que podría ser superada esta campaña, pues proyecta 24, aproximadamente.
 
Asdrúbal Cabrera (10). En 2011 se convirtió en el torpedero venezolano con más cuadrangulares en una zafra con 25. Luego de cambiar de equipo por cuarta vez en los últimos tres años, los aires en el clubhouse de los Mets de Nueva York parecen caerle bien. Podría ser su segunda campaña con 20 jonrones.
 
Odúbel Herrera (10). Es difícil encontrar un pelotero venezolano que haya madurado tanto como el jardinero central de los Filis de Filadelfia. Se convirtió en un bateador más selectivo y prueba de ello son sus más de 40 boletos que contrastan con los 28 en 147 juegos del año pasado. Su fuerza se ha incrementado y ahora parece un paleador de la zona medular de un lineup. Proyecta 20 jonrones.