• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

En Petare quieren que un botadero de basura se convierta en un campo de fútbol

La esperanza de ver a los niños jugar en un campo adecuado es la motivación del proyecto / Leonardo Guzmán

La esperanza de ver a los niños jugar en un campo adecuado es la motivación del proyecto / Leonardo Guzmán

El proyecto, que cuenta con el apoyo del consejo comunal local, abarcará el campo, un parque infantil y un centro de formación integral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mayor deseo de todo niño es divertirse jugando. Para muchos, el fútbol es una de esas distracciones que generan alegría, y en la deteriorada cancha del barrio San Isidro en la parroquia La Dolorita de Petare ese sueño lucha por multiplicarse.

Francisco Meza es integrante del grupo Intercampus Venezuela, tiene 30 años ligado al fútbol y dirige en el lugar al equipo Inter de Milán, llamado así por el vínculo que tiene la organización con el cuadro de primera división de la liga italiana. Contando las tres categorías a las que enseña (sub-10, sub-12, sub-14) suman un total de 120 niños que practican la disciplina en el sector bajo condiciones poco aptas para el buen desarrollo deportivo, ya que los entrenamientos se realizan en una cancha de usos múltiples que por sus dimensiones es realmente pequeña para la práctica del balompié.

En ese sentido, Meza se ha transformado en portavoz para que se construya un campo de fútbol en un deshuesadero y botadero de basura que se encuentra a cien metros de distancia de donde se preparan actualmente.

“Antes esta área era una estación de gasolina y luego de unos años quedó como botadero de escombros. Todo es tierra y barro los días que llueve pero como se puede notar el espacio es lo suficientemente grande como para construir un campo de fútbol para que los niños jueguen, puedan desarrollar al máximo sus habilidades en condiciones adecuadas y con todos sus familiares apoyándolos”, comentó el dirigente.

Este proyecto se ha impulsado paso a paso con la ayuda de los vecinos del sector, que han contribuido con algunos materiales de construcción. Sin embargo ese pequeño esfuerzo ha funcionado solo para levantar una cerca que funcionará para delimitar los espacios de lo que será el terreno de juego de la carretera.

Durante el tiempo que tiene el espacio totalmente deshabitado han ocurrido diversos percances, entre ellos, muchas personas sin hogar han acudido al lugar para invadirlo y ocuparlo de formal ilegal. Afortunadamente la comunidad ha podido evitar la invasión.

Un equipo con talento. El equipo juega en la Liga Municipal del Distrito Sucre y según lo expresado por Meza, la escuadra ya tiene un palmarés de cinco finales jugadas de las cuales han salidos campeones en una ocasión. Incluso nutren con sus jugadores a las divisiones inferiores del Deportivo Petare.

“La verdad es que hay mucho talento en estos jugadores. Más allá de ganar o perder, llegar siempre a las instancias decisivas demuestra la capacidad y el futuro que podrían tener estos niños con los espacios deportivos ideales. El Inter de Milán envía aquí a la zona dos veces al año entrenadores para que dicten clínicas a los niños y preparadores. Ellos están comprometidos con nosotros en ese aspecto. Solo necesitamos la ayuda de algún ente u organismo oficial o privado que nos construya mínimo la cancha para así tener los espacios y herramientas adecuadas para que desarrollen totalmente ese potencial. Deseamos que aquí mismo podamos disputar nuestros encuentros de local”.

Adicionalmente al terreno de juego la idea del dirigente es que se levante un parque de diversiones donde los niños puedan disfrutar de columpios y toboganes ya que en la zona tampoco hay espacios de ese tipo y un centro donde se promueva la educación y las buenas costumbres para el desarrollo humano de los niños para que en un futuro sean grandes ciudadanos.

El dato

El conjunto Inter de Milán aporta hasta ocho jugadores de sus categorías inferiores a las canteras del equipo de primera división del fútbol venezolano Deportivo Petare.