• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Perozo se resiste a perder la fe

Perozo, a la derecha, suma 23 partidos con el Ajaccio, 20 de ellos como titular, en los que ha anotado un gol / AFP

Perozo, a la derecha, suma 23 partidos con el Ajaccio, 20 de ellos como titular, en los que ha anotado un gol / AFP

El central zuliano ganó el sábado con el Ajaccio, que debe remontar 13 puntos para poder evitar el descenso en Francia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El abrazo con el que la mitad del plantel del Ajaccio celebró el segundo gol de Issa Baradji fue mas efusivo que de costumbre. Para el jovencito francés de 18 años de edad fue un debut soñado en la Ligue 1; para su equipo, el córner que remató desde el segundo palo fue como un impulso electromagnético para un equipo que parecía estar en un letargo.

El zuliano Grenddy Perozo fue uno de los que fue, con sus brazos abiertos, al encuentro de Baradji y del resto del grupo, para celebrar la victoria contra el Valenciennes (2-3), un triunfo que les permite seguir soñando con la salvación.

Perozo aterrizó en Ajaccio para el inicio de la temporada y desde el primer partido se ganó la confianza del que era su entrenador, Fabrizio Ravanelli. A su equipo, sin embargo, le costó muchísimo sumar puntos. La primera victoria llegó en la jornada siete, cuando ya estaban en zona de descenso.

Hoy el cuadro de Córcega es el que menos tiene la pelota en la Ligue 1 (43%) y el tercero que peor la utiliza (73,3% de acierto de pases), lo que explica que sea el segundo menos goleador y el más goleado. El panorama era bastante oscuro, sin embargo, los dos goles del jovencito Baradji y la victoria del sábado les devolvieron la esperanza.

Una victoria que además tuvo un aroma de hazaña ya que el equipo solo pudo completar una lista de 17 convocados con algunos juveniles del equipo filial, uno de ellos Baradji. “Ganar con valentía y con coraje, ante un rival que era directo es muy bueno. Todos esperamos que este sea el inicio de una reacción, que podamos sumar en estos partidos que nos quedan. Estamos en una situación difícil, pero si comenzamos a ganar todavía dan los números, mientras den hay esperanza, no nos vamos a entregar. Debemos ganar esperar que ocurra ese milagro”, comentó el central zuliano desde Francia.

“Nunca nos hemos resignado, ni si hubiéramos perdido, mientras den los números nosotros vamos a seguir trabajando”, arengó.

Presión. En 2012, a Perozo le tocó aterrizar en el argentino Olimpo de Bahía Blanca, al cual no pudo salvar del descenso. Sin embargo, para el central esa situación no se parece mucho a la que vive actualmente.

“Ni se acerca a lo que es nuestro fútbol, por la pasión de la gente. Aquí es totalmente distinto, al menos en Ajaccio. Aquí cuando no ganamos pero jugamos bien, la gente se va contenta. Internamente sí sabemos que es duro, para nadie es bueno estar en una situación como esta”, explicó sobre el vestuario.

“Para los latinos es peor, lo vivimos con más intensidad. Por todo lo que hemos sufrido este año, esperemos que podamos tener la recompensa de salvarnos, sería lo ideal”.

Para lograrlo, el Ajaccio debe primero recortar los 13 puntos que le separan del Evian, el club que marca hoy la frontera entre la salvación y el descenso. Luego tendría que salvar la diferencia con cada punto que pueda sumar ese club en las ocho jornadas que restan del torneo, que representan 24 puntos. La matemática, como dice Perozo, aún ofrece una esperanza aunque el margen de maniobra es bastante estrecho.

Balance

Pese a la precaria situación en la tabla, Perozo tiene cosas por las que celebrar. En su primera temporada en Europa, el central logró ser el defensor con más partidos (22) y minutos de juego (1.752) de su equipo, pese a que en un par de momentos de la temporada tuvo que ausentarse al club para cumplir compromisos con la selección.

“La mala temporada empaña un poco, porque he tenido una regularidad buena. A veces he hecho buenos partidos a nivel individual pero el resultado a veces negativo, eso lo empaña”, valoró.

“Por ser mi primer año, por haberme adaptado rápido, el haber tenido regularidad y continuidad, algunas cosas he hecho bien –explicó-. A pesar del resultado si no estoy jugando bien el técnico no me mantendría, eso quiere decir que he estado haciendo algunas cosas. Los técnicos siguen confiando en mi, espero poder jugar todos los partidos que quedan hasta el final y poder sumar tanto en lo personal como en lo grupal”.

La esperanza, al menos la de Perozo, sigue de pie. Tras consolidarse como titular en Europa, la guinda para cerrar bien la temporada sería conseguir el objetivo de la permanencia. “La idea al salir de Venezuela era esta, poder jugar, tener continuidad y establecerme en una liga muy competitiva como lo es la de Francia. Lo ideal hubiese sido tener eso y pelear más arriba en la tabla, esperemos que, pase lo que pase con el equipo, pueda quedarme en Europa”.