• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Pedro Santos, el pionero anónimo de la Champions

El volante nacido en Caracas debutó en la Liga de Campeones el mismo día del atentado al World Trade Center

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pedro Santos tiene un recuerdo muy particular del 11 de septiembre de 2001. La misma tarde del atentado al World Trade Center de Nueva York, el mediocampista nacido en Caracas cumplió su sueño de niño al debutar en la Liga de Campeones al entrar al campo por el boliviano Erwin Sánchez en el minuto 59 del empate que su club en ese momento, el Boavista, le arrancó al Liverpool en Anfield Road (1-1). Sin saberlo, el volante se convirtió en el primer futbolista nacido en Venezuela que participó en el torneo más importante de clubes en el mundo.

El cuadro ajedrezado había alcanzado su cupo a la competencia luego de conquistar la primera y única liga de su historia, en la campaña anterior, la primera de Santos en el equipo, en el que disputó una buena cantidad de minutos y anotó tres goles.

En ese equipo, Santos compartía la mitad del campo con Petit, habitual durante esa década de la selección portuguesa con la que quedó subcampeón de Europa en 2004. También con el arquero Ricardo, el lateral Bosingwa o el mismo Sánchez. De esa tarde en Liverpool, el caraqueño tiene los mejores recuerdos. “Fue un día especial, un día histórico para mí. El atentado fue antes del partido pero nosotros nos enteramos después del juego, en el autobús”, explicó desde Portugal el mediocampista. “No sabíamos si volver a casa en avión, nos daba un poco de miedo aunque al final pudimos viajar sin problemas”, recordó el volante, quien quedó enamorado de la ciudad de Liverpool.

 

Historia desconocida. Pese a haber sido el primer venezolano en jugar Liga de Campeones, la historia de Santos pasó desapercibida en el país, en primer lugar porque nunca estuvo en el radar de la Vinotinto. El ahora ex jugador nació en Caracas pero viajó a Portugal con su familia a los seis años. “Mi papá trabajaba en la construcción civil y mi mamá era costurera. No recuerdo nada porque era muy pequeño y yo más nunca fui pero mi madre, que sigue con vida, tiene muy buenos recuerdos”, explicó.

Santos, quien actualmente tiene 36 años de edad, comenzó a jugar a los 11 cuando ya estaba en Europa. Sin embargo, aún mantiene la costumbre de comer arepas y algún otro plato típico venezolano. Lo que sí logró borrar el tiempo fue el idioma, ya que el ahora ex jugador apenas entiende unas palabras de español. “Nadie de la familia quedó en Venezuela pero lo he pensado muchas veces y me gustaría regresar a Caracas y conocer el lugar donde nací”.

Después de aquel partido en Liverpool, Santos disputó otros cuatro partidos en esa Liga de Campeones, uno de ellos en casa del Manchester United de Roy Keane, Van Nistelrooy y York. Ese año, su equipo avanzó hasta la segunda ronda de grupos.

Durante esos años, la FVF tuvo un tibio acercamiento con el futbolista a través de un intermediario. “Lo pensé mucho pero opté por la selección portuguesa”, dijo sobre su decisión de cerrar la puerta al equipo de Richard Páez.

Hoy, Santos se alegra de ver a la Vinotinto peleando por un cupo en el Mundial mientras él se dedica a su negocio de canchas de grama artificial. “Es un orgullo que me consideren el primer venezolano en jugar Liga de Campeones, significa mucho para mí”, comentó el pionero de los venezolanos en la Champions, aunque la noticia nunca apareció en la portada de los diarios nacionales.