• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Paolini sorprende a los favoritos y se viste de rosa en el Giro de Italia

El ciclista italiano Luca Paolini, del Katusha, levanta sus brazos tras cruzar la línea de meta / EFE

El italiano venció en solitario en la tercera etapa disputada entre Sorrento y Marina di Ascena, de 222 kilómetros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El italiano Luca Paolini (Katusha), un veterano de 36 años debutante en el Giro de Italia, obtuvo el mayor premio de su carrera al enfundarse la "maglia" rosa tras vencer en solitario en la tercera etapa disputada entre Sorrento y Marina di Ascena, de 222 kilómetros, merced a un ataque lejano que supo mantener hasta la meta.

Paolini, ganador esta temporada de la Omloop Het Nieuwsblad, atacó a 6,5 kilómetros de meta, en el descenso de la segunda dificultad de la jornada, la Sella di Catona (3ª categoría), y tuvo fuerzas para aguantar en solitario un puñado de segundos ante el acecho de los favoritos, que marchaban juntos después de librar una batalla en la subida.

Pero el ciclista milanés sorprendió a todos con su apuesta y aún puso celebrar tranquilamente su primera victoria en la carrera rosa, la segunda en una grande, pues ya se impuso en 2006 en una jornada de la Vuelta a España con final en Guadalajara. Cruzó la pancarta con 15 segundos sobre el grupo principal, que incluía a Evans, Hesjedal, Samuel Sánchez, Wiggins, Intxausti y Nibali.

La segunda victoria de la temporada para Paolini, que desbancó del liderato a su compañero Puccio (Sky), incapaz de superar los dos puertos de la jornada, concentrados en el tramo final. El corredor del Katusha aventaja en 17 segundos a Wiggins y a Uran, y en 26 a Beñat Intxausti (Movistar), primer español de la general. El resto de favoritos está al acecho, con Nibali y Hesjedal a escasos segundos.

Una jornada que se movió al final con los grandes nombres del pelotón, si bien antes estuvo amenizada por una escapada de siete corredores que no fue a ninguna parte.

Rodríguez (Androni), Pantano (Colombia), Bellemakers (Lotto), De Backer (Argos), Boaro (Saxo-Tinkoff), Wauters (Vacansoleil) y Taborre (Vini Fantini) se marcharon de salida, pero el Sky evitó que culminara el sueño de alguno de ellos, si bien Taborre lo intentó en solitario antes de finalizar la fuga.

En el ascenso a la Sella di Catona se movió Hesjedal, el defensor del título, y se vieron los apuros de algunos, entre ellos Wiggins, que en principio se separó de sus rivales directos. El Astana de Nibali, Evans y Samuel Sánchez juntaron fuerzas para alcanzar al canadiense. En el descenso una caída eliminó a Michele Scarponi.

El intento de Hesjedal no dio frutos en la subida y el italiano Visconti (Movistar) coronó en cabeza para mantener el liderato de la montaña. Pero el canadiense volvió a lanzarse en la bajada, lo que obligó a Nibali a demostrar su condición de kamikaze. Mientras Wiggins y Evans volvían a temblar.

En plena vorágine Paolini decidió jugarse el todo por el todo en una maniobra valiente que ya le iba a conducir a la victoria. El italiano abrió una brecha de 15 segundos sobre los perseguidores, donde ya estaban todos los favoritos.

Paolini se mostró inabordable y levantó los brazos con un tiempo de 5h.43.50. Un veterano novato en el Giro, pero ya con un recuerdo imborrable, vencedor de etapa y "maglia" rosa. Nunca es tarde ...

Mañana se disputa la cuarta etapa entre Policastro y Serra San Bruno, de 244 kilómetros.

El italiano Luca Paolini (Katusha), un veterano de 36 años debutante en el Giro de Italia, obtuvo el mayor premio de su carrera al enfundarse la "maglia" rosa tras vencer en solitario en la tercera etapa disputada entre Sorrento y Marina di Ascena, de 222 kilómetros, merced a un ataque lejano que supo mantener hasta la meta.


Paolini, ganador esta temporada de la Omloop Het Nieuwsblad, atacó a 6,5 kilómetros de meta, en el descenso de la segunda dificultad de la jornada, la Sella di Catona (3ª categoría), y tuvo fuerzas para aguantar en solitario un puñado de segundos ante el acecho de los favoritos, que marchaban juntos después de librar una batalla en la subida.

Pero el ciclista milanés sorprendió a todos con su apuesta y aún puso celebrar tranquilamente su primera victoria en la carrera rosa, la segunda en una grande, pues ya se impuso en 2006 en una jornada de la Vuelta a España con final en Guadalajara. Cruzó la pancarta con 15 segundos sobre el grupo principal, que incluía a Evans, Hesjedal, Samuel Sánchez, Wiggins, Intxausti y Nibali.

La segunda victoria de la temporada para Paolini, que desbancó del liderato a su compañero Puccio (Sky), incapaz de superar los dos puertos de la jornada, concentrados en el tramo final. El corredor del Katusha aventaja en 17 segundos a Wiggins y a Uran, y en 26 a Beñat Intxausti (Movistar), primer español de la general. El resto de favoritos está al acecho, con Nibali y Hesjedal a escasos segundos.

Una jornada que se movió al final con los grandes nombres del pelotón, si bien antes estuvo amenizada por una escapada de siete corredores que no fue a ninguna parte.

Rodríguez (Androni), Pantano (Colombia), Bellemakers (Lotto), De Backer (Argos), Boaro (Saxo-Tinkoff), Wauters (Vacansoleil) y Taborre (Vini Fantini) se marcharon de salida, pero el Sky evitó que culminara el sueño de alguno de ellos, si bien Taborre lo intentó en solitario antes de finalizar la fuga.

En el ascenso a la Sella di Catona se movió Hesjedal, el defensor del título, y se vieron los apuros de algunos, entre ellos Wiggins, que en principio se separó de sus rivales directos. El Astana de Nibali, Evans y Samuel Sánchez juntaron fuerzas para alcanzar al canadiense. En el descenso una caída eliminó a Michele Scarponi.

El intento de Hesjedal no dio frutos en la subida y el italiano Visconti (Movistar) coronó en cabeza para mantener el liderato de la montaña. Pero el canadiense volvió a lanzarse en la bajada, lo que obligó a Nibali a demostrar su condición de kamikaze. Mientras Wiggins y Evans volvían a temblar.

En plena vorágine Paolini decidió jugarse el todo por el todo en una maniobra valiente que ya le iba a conducir a la victoria. El italiano abrió una brecha de 15 segundos sobre los perseguidores, donde ya estaban todos los favoritos.

Paolini se mostró inabordable y levantó los brazos con un tiempo de 5h.43.50. Un veterano novato en el Giro, pero ya con un recuerdo imborrable, vencedor de etapa y "maglia" rosa. Nunca es tarde ...

Mañana se disputa la cuarta etapa entre Policastro y Serra San Bruno, de 244 kilómetros.