• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Panteras robó invicto a Cocodrilos

Encuentro entre Panteras de Miranda y Cocodrilos de Caracas / Williams Marrero

Encuentro entre Panteras de Miranda y Cocodrilos de Caracas / Williams Marrero

R.L Horton le quitó la pelota a Jesús Centeno con 21.9 segundos y así definió el encuentro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francisco Diez estaba preocupado antes del encuentro contra Cocodrilos de Caracas. "Estamos fallando en cerrar los encuentros", lamentó el estratega de Panteras de Miranda, minutos antes del primer derbi capitalino de la campaña.

El encuentro no le regaló una ventaja importante como para no temer en el final ni una larga diferencia del rival que lamentar. Le obsequió, eso sí, una respuesta especial de sus dirigidos en los últimos dos minutos, que valió una victoria 79 por 76, con la que cortaron una racha de 9 reveses en que se remontaba desde 2010 en el Naciones Unidas "Es especial ganar aquí, no lo puedo negar", celebró Diez.

"Había nerviosismo por tantos años en esta cancha. Al principio fue incómodo pero al final fue una victoria que valió por 2", vitoreó Juan Herrera, que marcó 13 puntos y 8 rebotes en su primer juego en 12 años contra Caracas, su ex equipo.

Faltaban 1:09 minutos y Caracas disfrutaba ventaja mínima (76-75) gracias a un foul y vale de Ryan Forehan-Kelly, que además convirtió el adicional. Panteras se desesperó, como tanto temía su técnico, y no pudo convertir el siguiente ataque.

El balón era para Cocodrilos con 21.9 segundos en el reloj. Diez mandó a R.L Horton a cometer la falta pero el importado no se apresuró. "Sabía que esa era la orden pero me di cuenta que podía robar", comentó.

Y lo logró. Jesús Centeno no pudo manejar la posesión y Horton le arrebató la bola y corrió para una fácil bandeja.

Panteras se fue arriba 76 por 77 con 17 segundos en la pizarra.

Diez mandó a dar una falta a Néstor Colmenares, tomando en cuenta su deficiencia en la línea de libres. Resultó, pero no del todo. El pívot falló ambos tiros pero tomó el rebote ofensivo, que le entregó a Forehan-Kelly para que tomara el último disparo.

El estadounidense tomó la bola con 12 segundos y esperó a que se consumieran el reloj.

Dribló ante la marca de Ollie Bailey y tomó un disparo que coqueteó con el aro y salió, lo que provocó un largo suspiro de Diez y sus dirigidos, que se confundieron en abrazos para celebrar el triunfo felino. Hoy repiten en Parque Miranda y el estratega espera otra respuesta igual o parecida.