• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ozzie Guillén, en la cuerda floja

Ozzie Guillén, manager de los Marlins de Miami / AFP

Ozzie Guillén, manager de los Marlins de Miami / AFP

Aunque tiene contrato hasta 2015, hay rumores relacionados con el adiós del manager venezolano de los Marlins de Miami luego de una decepcionante campaña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un viejo adagio dice que una delgada línea siempre ha separado los buenos de los malos momentos. Esta afirmación parece que le queda como anillo al dedo a Oswaldo Guillén.

Según una información que publicó el periodista de Fox Sport, Ken Rosenthal a través de su cuenta oficial en Twitter, el estratega venezolano de los Marlins de Miami puede tener sus horas contadas al mando del equipo de la Liga Nacional y aunque no mencionó ningún nombre, al parecer ya hay contactos con un potencial reemplazo.

Pese a un buen número de rumores alrededor de su figura, al ex pelotero mirandino, no le preocupa en absoluto esta situación y lo dejó claro en unas declaraciones a la agencia de noticias AP: "Voy a tener un empleo. No sé si será dirigiendo a los Marlins, pero tendré un empleo. No sé si será como manager en Grandes Ligas, pero voy a tener un empleo’’.

Cuando el equipo se trasladó a Miami parecía un plan que encajaba a la perfección, sobre todo teniendo en cuenta que comenzarían su periplo en un estadio nuevo (costó 634 millones de dólares), en la contratación de peloteros (invirtieron 191 millones de dólares en agentes libres) para que fueran dirigidos, por el único latinoamericano que ha ganado como manager un anillo de Serie Mundial.

Sin embargo, todo comenzó a torcerse pronto con las polémicas declaraciones pro castristas del mánager venezolano, cuyos comentarios provocaron su suspensión por cinco encuentros.

Pese a que ese detalle en particular generó en una dinámica negativa en la relación del equipo como institución con la comunidad cubana en la ciudad del estado de Florida, no menos cierto es que en realidad la actuación dentro de los terrenos de juego fue el principal detonante de la mala situación deportiva.

Cuando el fracaso del conjunto se hizo irremediable, luego del receso del Juego de Estrellas, la gerencia comenzó a mover fichas y se desprendieron de su buque insignia el dominicano Hanley Ramírez con rumbo a los Dodgers de Los Angeles. Después comenzó un éxodo principalmente de peloteros venezolanos, cuando Aníbal Sánchez y Omar Infante fueron enviados a los Tigres de Detroit y el relevista Edward Mujica a los Cardenales de San Luis.

Entre los jugadores que llegaron en 2012, se mantienen José Reyes, Carlos Zambrano, Mark Buehrle o el otrora cerrador estelar, el derecho Heath Bell quien personifica a rajatabla la decepcionate actuación de los Marlins, porque llegó con las credenciales de ser uno de los mejores relevistas del beisbol y desde el primer mes perdió su crédito como apagafuegos con desafortunadas actuaciones desde el mismo inicio de la actual zafra.

Sólo resta esperar para que culmine la temporada regular pero probablemente este año marcará un antes y un después en la trayectoria profesional de Guillén.