• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Oscar Salazar: La Guaira no me tuvo paciencia

Salazar renació con los Caribes en esta temporada / AVS PHOTO REPORT

Salazar renació con los Caribes en esta temporada / AVS PHOTO REPORT

El Cachi comparó sus dos finales recientes, asegurando que Anzoátegui es el mejor equipo donde ha estado en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Oscar Salazar, a sus 35 años de edad, juega su cuarta final en el beisbol profesional venezolano. La primera la jugó en la 2006-2007 como refuerzo de los Navegantes del Magallanes; la segunda en la 2010-2011 con el uniforme de los Caribes; y  la siguiente con los Tiburones de La Guaira en la 2011-2012. Sin embargo, y aunque para él todas han sido especiales, esta tiene un sabor particular. No en vano aseguró que Caribes es el mejor equipo donde ha estado y que lo rescató cuando La Guaira no le renovó el contrato.

“Estoy muy agradecido por la oportunidad que me dio Caribes esta temporada porque en la pasada no me fue muy bien”, dijo Salazar en el José Bernardo Pérez de Valencia, donde horas después sacudió su primer jonrón de la final. “Aquí estamos. Todo salió bien. El trabajo que hice en la pretemporada dio sus frutos y estar en una final es un gran logro para mí y los Caribes”, aseguró.

El Cachi, como es conocido, no le guarda rencor a La Guaira, cuya camiseta defendió por siete temporadas (de la 2006-2007 a la 2012-2013). Dice que el que ríe de último, ríe mejor. El bateador designado de la tribu terminó la ronda regular con .282 de average, 45 carreras remolcadas, 10 jonrones, un triple, 13 dobles, .361 de porcentaje de embasado y .480 de slugging; guarimos superiores a los que dejó con los escualos (.212 de promedio con el bate, 16 remolcadas y cuatro jonrones). Salazar dice que los Tiburones no tuvieron paciencia con “mi único año malo”.

“Estuve con La Guaira siete años. Me fue bastante bien en casi todos. Lamentablemente, por un año mal que tuve decidieron sacarme del plantel. Ellos no aguantaron y decidieron salir de mí. Esta campaña llegue a Puerto La Cruz listo para trabajar y las cosas salieron como tenían que salir”, prosiguió.

Ser considerado para el premio Regreso del Año no sorprende en lo absoluto a quien ya tiene voz de autoridad y liderazgo dentro del clubhouse de los Caribes por sus 17 zafras de experiencia en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, dejó entrever Samuel Moscatel, gerente general del equipo.

“No me sorprende lo que estoy haciendo. Cualquiera puede tener un año malo, pero ya pasé por eso. Ellos (la directiva de Anzoátegui)  me llamaron antes de la temporada y me preguntaron si me gustaba el cambio y les dije que sí. Les agradezco mucho por darme el chance de demostrar que aún me queda mucho por darle al beisbol”.
Para Salazar La Guaira ya es periódico de ayer. La fortuna de llegar a los Caribes, equipo al que considera una familia, le abrió los ojos en muchos aspectos.

“La diferencia entre Tiburones y Caribes es la armonía que hay en el dugout. Este conjunto tiene las mismas piezas desde el 10 de octubre. Tenemos a los mismos peloteros. No esperamos a nadie, y nadie se nos fue. En Venezuela es el mejor equipo donde he estado. Hay muchachos jóvenes. No está la estrella que más brilla y opaca a todos. Aquí estamos los veteranos y los menos experimentados. Todos aportamos. Anzoátegui, más que un equipo, es una familia”.

Es que inclusive esta versión de los Caribes supera a la de la campaña 2010-2011, cuando fue tomado como refuerzo. “El Caribes que reforcé es muy distinto a este. En aquella oportunidad llegue más cohibido. Estar desde el primer día es muy diferente”.
Pese a formar parte de grupos distintos, para el Cachi final es final sin importar la camiseta. Lo que se vive en una instancia decisiva no tiene parangón.

“Para mí todas las finales se parecen. Final es final. Nadie esperaba que los Caribes estuvieran en la final y aquí estamos. Fíjate, el 10 de octubre no me entrevistaba nadie y ahora hay 15 personas haciéndolo. Todo se vive diferente. El beisbol es diferente. Todo el mundo quiere ganar”.

A Italia. Salazar tuvo este año ofertas para regresar al beisbol mexicano, donde en 2013 jugó con los Guerreros de Oaxaca y Pericos de Puebla. No obstante, optó por volver a Italia, donde estuvo en 2006.
“Voy a Italia. Es una decisión personal. No quise ir a México. Rechacé varias ofertas. Lo que quiero es más tranquilidad para mi hijo y familia y en México no me la garantizan”, sentenció quien tiene el campeonato local entre ceja y ceja.
“Esta final será muy peleada. Algunos dicen que Magallanes es favorito, pero otros dicen que Caribes. Vamos a ver qué pasa. Nosotros vamos con todo”, finalizó.


Una nueva dinastía

El gerente general de los Caribes de Anzoátegui, Samuel Moscatel, aseguró ayer en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia que cuenta con un grupo de jugadores que competirá por 3 o 4 años más, teniendo la ventaja de no contar con figuras de las mayores.

“Tuve la fortuna de encontrar un equipo con una base joven y talentosa. No dependo de estrellas de las grandes ligas”, dijo Moscatel. “En los últimos años hemos movida nuestras piezas. Nos trajimos a José Castillo, Gustavo Molina, Eduardo Escobar y este año a Oscar Salazar. Este equipo me recuerda a los Tigres de Aragua de hace unos años. A este grupo le queda 3 0 4 años compitiendo a un alto nivel”.

“Ni un solo pelotero me ha dicho que no va a la Serie del Caribe. Esta es la unión que todo gerente quiere tener”, agregó.
El directivo también dijo que las cuatro derrotas consecutivas que sufrieron los Caribes en el round robin le abrieron los ojos a los jugadores. “No hice ni un solo meeting en toda la temporada. Haber perdido esos juegos en Puerto La Cruz hizo que los jugadores pisaran el suelo. Ya ven la casa diferente. Nadie está confiado”.