• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Omar Vizquel: “Los Indios de 1995 fueron el mejor equipo para el que jugué”

Vizquel está emocionado por el homenaje de los Indios | Foto AP / Archivo

Vizquel está emocionado por el homenaje de los Indios | Foto AP / Archivo

El ex shortstop caraqueño dejará en el clubhouse el uniforme de los Tigres y vestirá de paisano cuando se lleve a cabo la ceremonia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Omar Vizquel cuenta las horas para vivir la ceremonia que le preparan en Cleveland.

El ex campocorto será exaltado hoy al Salón de la Fama de los Indios. Será su primer contacto con la inmortalidad.

Con él viajaron muchos afectos, incluyendo a su novia, su compadre y una multitud de amigos, aunque siente la ausencia de gente importante.

“A mis hijos y mis padres me los llevaré a Cooperstown, si eso pasa”, señaló.

Preocupado por el desempeño reciente de sus Tigres (“Tenemos mítines a cada rato. Se nos cayó el pitcheo, que es lo fundamental”), hizo un alto para repasar sus 11 años con la tribu.

—¿Cuál fue el mejor momento?
—Las series mundiales. Son lo más grato para cualquier pelotero, después de un año de sacrificios, jugadas y batazos. Pero también recuerdo las amistades fuera del terreno, las parrilladas en mi casa, el día a día.

—¿Y el más difícil?
—El día que hice tres errores en un juego. Me sentí bastante mal. Era mi primera semana en el club. Pero no me escondí. Me quedé a hablar con la prensa. Todavía algunos periodistas me lo recuerdan.

—¿Cuál fue el momento más raro en Cleveland?
—Un día, montando jet sky, se me cayeron las llaves de la casa y del carro en el lago. Eran las únicas que tenía. No pude sacar el jet sky, tuve que dormir en un hotel y mandar a buscar el carro. Fue un show horrible.

—¿Qué objeto de allí guarda con más cariño?
—Una pintura que me hicieron en grafiti y una especie de escultura, en la época de las series mundiales. Las tengo en el sótano de la casa, con los guantes de oro. Sí, en el sótano. Es que ya no hay más espacio para la ropa y las vainas de la casa (ríe).

—¿Hay algo de lo que se arrepienta?
—Haber dicho eso de José Mesa, tal como salió en el libro. No quise molestarlo. Creo que es lo único.

—¿Cuál fue el mejor juego?
—Uno de 12 innings que íbamos perdiendo 12 a 0 y terminamos ganándole a los Marineros. Metí un triple con dos outs para empatar en el noveno inning. Fue el primer día en que mi hijo Nico fue batboy del equipo. Di cuatro hits y empujé cuatro. Yo ya estaba pendiente de Nico, cochándolo sobre dónde poner los bates y todo eso, porque estábamos perdiendo 10 a 0 y pusieron a jugar a la banca. Todo el mundo se había ido en el estadio. Ganamos con un hit de Jolbert Cabrera, 13-12. Fue increíble.

—¿Qué le faltó a Cleveland?
—Teníamos de todo y no pudimos ganar la Serie Mundial. Faltó un poquito de suerte, nada más. Ese de 1995 es el mejor equipo para el que jugué.

—¿Se va a vestir en el clubhouse de los Indios o en el de visitantes?
—En ninguno de los dos (ríe). Me pidieron que salga sin uniforme, con un flux.

—¿Piensa llevarse algún objeto como recuerdo?
—Muchas fotos. Nada más.


El Dato
Omar Vizquel jugó entre 1989 y 1993 con los Marineros. Fue el campocorto de los Indios entre 1994 y 2004, antes de firmar con los Gigantes como agente libre, ante el ascenso del entonces prospecto Johnny Peralta