• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Odúbel Herrera sorprende en la primavera por la defensa del jardín central

Tiene la titularidad de la pradera central de los cuáquero | AP

Tiene la titularidad de la pradera central de los cuáquero | AP

Juan Samuel, instructor de guardabosques de los Filis, cree que el zuliano ha mejorado mucho pero debe perderle el miedo a la barda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La segunda base parecía ser el hábitat natural de Odúbel Herrera cuando se dio a conocer en el beisbol venezolano en la campaña 2014-2015. Grave error. A Buddy Bailey, manager para ese entonces de Tiburones de La Guaira, le bastó ver al joven zuliano 69.1 innings como camarero para darse cuenta que esa posición no era la adecuada.

Fue instalado en el jardín central. Ahora, el reto del paleador zurdo era acostumbrarse a un rol que solo había tomado en dos juegos en ligas menores. Sufrió al principio pero lo logró. Odúbel se convirtió en el patrullero titular de los escualos al defender en 41 careos y 356.1 capítulos la posición.

Esa temporada fue la última vez que custodió la intermedia. Desde que llegó a Grandes Ligas, el año pasado, su nombre se convirtió en sinónimo de guardabosque central, aunque le falta desarrollo. Actualmente no hay titubeos para los Filis de Filadelfia al decir que Herrera ha mejorado mucho la defensa.

De hecho, realizó un engarce de espaldas al plato el pasado sábado contra los Azulejos de Toronto. “Me siento bien porque todo el trabajo duro que he hecho me permitió hacer esa atrapada”, dijo el jardinero de 24 años de edad, en un reporte de MLB.com. “Pero tengo que seguir trabajando los batazos cerca de la barda”.

Uno de los asombrados por el avance defensivo de Odúbel es el dominicano Juan Samuel, instructor de guardabosques del equipo grande de los cuáqueros. “El muchacho ha mejorado bastante, pero no estoy satisfecho”, expresó el técnico. “Me gustaría ver más confianza en él a la hora de ir por una bola cerca de la pared. Lo he visto dudar”.

En ese aspecto trabajarán Samuel y Herrera en las tres semanas que quedan de entrenamientos primaverales. Tomar los batazos que coquetean con el jonrón hará al zuliano un jardinero más efectivo y puede que baje los cinco pecados que cometió la campaña pasada, una cifra muy buena si se compara con la decena de errores de Lorenzo Cain, patrullero de Reales de Kansas City.

“Al muchacho le gusta trabajar duro”, sentenció Samuel, quien es uno de los confidentes y amigos de Odúbel.