• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La "Niña" pasó de tormenta tropical a huracán

Ogleidis Suárez hizo vibrar a la afición caraqueña al vencer a la Tigresa Palmera, de Colombia / Ernesto Morgado

Ogleidis Suárez hizo vibrar a la afición caraqueña al vencer a la Tigresa Palmera, de Colombia / Ernesto Morgado

La venezolana Ogleidis Suárez se repuso de un mal comienzo y, a punta de ganchos de izquierda y derecha, alzó los brazos en el Naciones Unidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El boletín metereológico indicaba que el sábado sólo caerían lluvias esporádicas sobre Caracas. Sin embargo, en el parque Naciones Unidas de El Paraíso lo que comenzó como una brisa leve terminó en un huracán luego de que la "Niña" Ogleidis Suárez noqueara, en el séptimo round, a la colombiana Liliana "La Tigresa" Palmera en una pelea en la que estaba en juego el campeonato mundial interino del peso pluma, avalado por la Asociación Mundial de Boxeo.

Unas 2.000 personas presenciaron la velada que tenía como refriega estelar el combate entre el venezolano Liborio Solís, campeón interino supermosca de la AMB, contra el mexicano José Cabrera, pelea que al final no se realizó debido a que en principio se dijo que el venezolano tenía problemas estomacales y luego se conoció que no hubo acuerdo por la bolsa de dinero que debía percibir.

Pero fue la "Niña" Suárez, quien se encargó de levantar los ánimos de una afición que espera que los próximos programas sean mejor organizados. La aragüeña, que subió al cuadrilátero con una trusa negra con ribetes naranja, tuvo un comienzo lento y recibió varias combinaciones a la cara por parte de la neogranadina Palmera para finalizar el segundo asalto con un pómulo hinchado.

"Ella llegó a la esquina en el cuarto asalto y me dijo que estaba un poco cansada", dijo su entrenador Jorge Zerpa. "Le dije tienes que echar para adelante.

Le inyecté confianza y ella pudo superar a la colombiana sin problemas en la segunda parte de la pelea".

"Lo que aprendí en Panamá me ayudó a fortalecer el cuerpo. Creo que la colombiana tiene una pegada respetable, pero logramos vencerla", señaló Ogleidis, quien se graduó de mujer en Caracas al apuntarse la victoria en el séptimo round luego de que el árbitro Raúl Cádiz suspendiera las acciones a los 93 segundos de un combate que iba por una sola calle.

Fue un regalo adelantado para Suárez, quien ayer cumplió 25 años de edad y su mamá Virginia Montilla, más contenta que niño con juguete nuevo, atinó a decir: "Nosotros le vamos a hacer una parrillita para celebrar".

El caso Liborio debe revisarse.

Si bien "La Niña" despertó la euforia en el Naciones Unidas, no ocurrió lo mismo con el anunciado combate de Solís, que dejó con los crespos hechos a la afición que pagó por verlo. En países en los que protección al consumidor funciona a cabalidad se debe llegar, por lo menos, a un acuerdo, con los que cancelaron el boleto luego de una suspensión.

"Es que Solís se sintió mal del estómago", dijo uno de los representantes de la empresa organizadora del evento. Luego se conoció que el peleador se fue sin reportarse al médico de guardia, en este caso a Sánchez Meneses, y que no hay un informe de la situación. A última hora, mientras estábamos en el Naciones Unidas, nos indicaron que la prensa no se fuera del parque porque se había logrado un acuerdo entre World Intermedia (empresa contratada por Solid Show para montar las peleas en Caracas) y Solís.

Pero nada. Se apagaron las luces y se acabó el programa.

Intentamos comunicarnos con Hugo Bracho, responsable del pago de la bolsa, y nos dijeron que ya estaba en Panamá.

Para Nicolás Hidalgo, asesor al coordinador de deportes profesionales que preside el abogado Héctor Silva, este es un hecho inusual. "Creo que nadie puede trabajar si no le pagan. A los jueces y personal internacional que participó en la cartelera se les dijo que luego le pagarán porque en Venezuela no se puede hacer contratos en dólares. Voy a pasar mi informe sobre la situación y que sea la AMB la que decida. Esto no lo había visto antes", indicó Hidalgo.

Entre clavos y gorditos

Patrick López, peleador venezolano que fuera una estrella en el boxeo aficionado, no combatía en Venezuela desde 2005. "El Elegante", como dice en su uniforme, necesitó cuatro asaltos para batir el mexicano Eugenio López a quien lanzó tres veces a la lona en ese asalto. "Tenía que liquidar. No me gusta dejar mis peleas en manos de los jueces", indicó Patrick, quien aspira a pelear otra vez en el mes de noviembre en el estado Vargas. El argentino Darío Matoras, púgil con muchos kilos demás al igual que el boliviano Ricky Torres, no sabía qué hacía en Caracas.

El albiceleste fue noqueado por el venezolano Gusmyr Perdomo y el segundo de ellos por el estadounidense Marcus Oliveira. "Hace una semana nos informaron de esta pelea porque se había caído el rival brasileño. No estábamos preparados", dijo el Matoras. En la última de la noche, Ismael Barroso (Ven) venció por nocaut fulminante a Oscar Arena (Mex).