• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Nibali llegó con el pelotón y sigue líder del Tour de Francia

Nibali se vio obligado a estar en la parte alta del pelotón para evitar los posibles abanicos cuando soplaba el viento de costado | Foto EFE

Nibali se vio obligado a estar en la parte alta del pelotón para evitar los posibles abanicos cuando soplaba el viento de costado | Foto EFE

La etapa de ayer, un recorrido plano, fue ganada por el noruego del Katusha, Alexander Kristoff

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El noruego Alexander Kristoff ganó ayer la etapa 15 del Tour de Francia, liderando un grupo que alcanzó a dos ciclistas escapados en los últimos centenares de metros. Vincenzo Nibali finalizó en el pelotón principal para mantener la camiseta amarilla de líder.

Luego de dos días en los Alpes, la etapa de ayer ofreció cierto alivio en un recorrido plano de 222 kilómetros desde Tallard hasta Nimes.

Kristoff, un ciclista del equipo Katusha que ganó además la etapa 12, alzó el puño tras cruzar la meta por delante del grupo que alcanzó a los escapados, Martin Elmige y Jack Bauer, que habían liderado la etapa casi desde el arranque.

“Fue un poco tarde para sentirme tranquilo. Fue muy cerrado”, dijo Kristoff. “Pensé que sería segundo. Apretamos el acelerador”.

Bauer suspiró profundamente, se reclinó sobre la bicicleta y sollozó al no conseguir el triunfo. En los últimos centenares de metros había dejado atrás a Elmige. Pero el grupo, que planeó su acercamiento al dúo perfectamente, resultó demasiado fuerte. Para cuando el neozelandés, pedaleando con lo que le quedaba de fuerza, miró atrás por última vez, ellos ya le estaban rebasando. Terminó la etapa en décimo lugar y Elmige en la posición 16.

Nibali mantuvo contenidos a sus principales rivales y no perdió ningún tiempo en la tabla. El italiano le sacó 4:37 al español Alejandro Valverde, segundo, y 4:50 al francés Romain Bardet, que va tercero. Hoy habrá descanso.


Sin días tranquilos. El italiano Nibali vivió ayer una jornada sin problemas, pero aseguró que en esta carrera no hay días tranquilos.

“No recuerdo ninguna etapa tranquila en el Tour, siempre pasa algo, hay nerviosismo y hay que estar muy atento”, dijo el ciclista del Astana, que se vio obligado a estar en la parte alta del pelotón para evitar los posibles abanicos cuando soplaba el viento de costado.

Además de la dureza de las tres etapas pirenaicas que seguirán a la jornada de reposo de hoy, aseguró temer a la contrarreloj del penúltimo día, de 54 kilómetros.

“En los tres últimos años he trabajado mucho la contrarreloj, he mejorado mi posición en la bicicleta y he entrenado mucho en pista”, expresó. “El año pasado, en el Giro, la contrarreloj fue importante, no tenía que perder mucho tiempo. Hace dos años en el Tour perdí mucho tiempo y sabía que tenía que mejorar en ese apartado”.

Nibali indicó también que aprendió de su derrota en el último momento en la Vuelta a España de 2013, tras haber vestido 14 días el maillot de líder.

“He aprendido a controlar la carrera con el equipo”, indicó. “La Vuelta es en otro momento del año, con un Giro y con una temporada entera en las piernas. No me sentía tan fuerte como en el Giro que gané. Aquí llegué con la mejor preparación posible para estar al tope”.