• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Neymar puso la samba

El jugador del Barcelona rescató a su selección de una debacle provocada por un conjunto balcánico voluntarioso, ordenado y brioso | Foto AFP

El jugador del Barcelona rescató a su selección de una debacle provocada por un conjunto balcánico voluntarioso, ordenado y brioso | Foto AFP

El paulista se asoció con Óscar para anotar los tres goles con los que Brasil remontó ante su público para vencer en el partido inaugural del Mundial a Croacia 3-1  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Neymar tenía que cargar con una doble presión. No solo debía lidiar, a los 22 años de edad, con ser la figura principal de un Brasil que desea salir campeón del Mundo, en la fiesta que organizó. También tenía que sobrellevar el peso futbolístico de un equipo configurado para poco, pero con mucha efectividad.

Su segundo gol, después de un polémico penal pitado por el árbitro japonés Yunichi Nichimura, fue un gran desahogo, un alivio que hizo saltar de la silla a la misma Dilma Rouseff, presidente de Brasil, otra que hasta los 70 minutos del partido tenía largas gotas de sudor frío recorriendo su espalda.

Una derrota, incluso un empate para los canarinhos en la primera presentación del torneo, implicaba un golpe duro para ella: el ambiente de inconformidad del brasileño, descontento por el gasto exagerado en el ecuménico, hubiese sido abrumador. Pero, como ocurrió en el primer tiempo con su gol a los 30 minutos, Neymar salvó a Brasil. El local se impuso 3-1 sobre Croacia en el duelo inaugural del Mundial 2014, aunque no se lo puso fácil.

El jugador del Barcelona rescató a su selección de una debacle provocada por un conjunto balcánico voluntarioso, ordenado y brioso, que dedicado a defenderse en bloque, prescindiendo del talento de Lukaku Modric y de Ivan Rakitic, al menos durante el primer tiempo, enredó la vida de un cuadro local nervioso, a pesar del estruendo que provocó su himno en las tribunas de la recién terminada Arena Corinthians de Sao Paulo.

Esos nervios llevaron a Marcelo a despejar mal un balón que había tropezado antes el delantero Ivica Olic, para terminar incrustado en la portería de Julio César cuando el reloj marcaba apenas 10 minutos de iniciado el juego. Sin embargo, ahí apareció el astro del Barcelona y su escudero de lujo, Óscar, quien se multiplicó en la mitad de la cancha para habilitar a sus compañeros y crear espacios de peligro.


Contundentes. Al conjunto amazónico le tocó aguantar los embates de una selección croata que en el segundo tiempo, cuando aparecieron Modric y Rakitic, comenzó a manejar el balón en la mitad de la cancha del cuadro ajedrezado.

Desde lejos, los bombazos de Modric helaron la sangre de las más de 60.000 personas presentes en la arena paulista, hasta que el árbitro pitó el penal sobre Fred, que abrió las venas de Croacia, y que Neymar convirtió en gol para alegría de todos en el estadio y en Brasil.

Óscar obtuvo el premio a su trabajo sacrificado en la mitad de la cancha con un gran gol, justo sobre el final del partido, para maquillar un trámite que fue mucho más ajustado de lo que el anotador reflejó.

La contundencia del equipo del entrenador Luiz Felipe Scolari no puede pasar inadvertida. Será su principal carta de presentación durante todo el campeonato. Su equipo es pragmático, sin tanto brillo como las selecciones verdeamarillas de antaño, pero con una pegada pesada que sus rivales tendrán que vigilar. Y el que más duro conecta es precisamente su jugador más delgado, su ficha que parece más endeble, el ex jugador del Santos, el chico que ayer mostró que a pesar de esa aparente fragilidad puede cargar con el peso de la presión de un país sediento de victoria.

Hoy Brasil respira tranquilo. Sus problemas tal vez seguirán en las calles, pero seguramente el bálsamo del triunfo aliviará las protestas. Podrá llevar la fiesta en paz. Dilma Roussef celebra y grita: ¡Gracias, Neymar!


Ficha técnica:
Brasil (3):
Julio César, Dani Alves, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo; Luiz Gustavo, Paulinho (Hernanes, 62'), Óscar, Hulk (Bernard, 67'), Neymar, Fred. DT: Luiz Felipe Scolari.

Croacia (1): Pletikosa, Srna, Corluka, Loveren, Vrsaijko, Presic, Modric, Rakitic, Kovacic (Brozovic, 60'), Jelavic (Rebic, 77'), Olic. DT: Nico Kovac.

Goles: 1-0: Marcelo, 10', PP (C): centró Jelavic desde la izquierda un balón que no tocó Olic en el área y que Marcelo terminó enviando a su propia meta. 1-1, Neymar, 29' (B): el atacante remató de zurda desde fuera del área para batir a Pletikosa. 2-1, Neymar, 70' (B): de penal. 3-1, Óscar, 90+1 (B): remató desde fuera del área de derecha para batir a Pletikosa.

Árbitro: Yunichi Nichimura (Japón). Amonestados: Neymar (B).

Estadio: Arena Corinthians (Sao Paulo, Brasil).


La polémica
...El penal que el árbitro japonés Yunuchi Nichimura pitó sobre Fred a los 69 minutos del partido terminó dándole la victoria a Brasil. Sin embargo, quedaron serias dudas sobre el encontronazo de Corluka con el atacante brasileño en el área, por lo que seguramente su sentencia acarreará polémica.

...En la jugada, el delantero controló el balón de espaldas a la portería y cuando intentó acomodarse para disparar se dejó caer tras sentir la mano del defensa en su espalda.

Un espectáculo sin brillo y sin samba abrió el Mundial


El Mundial de la samba no tuvo tal cosa en su ceremonia de apertura. Fue un acto sencillo, enfocado en la belleza del Amazonas y un homenaje a la cultura afrodescendiente. El clímax llegó con la presentación de la brasileña Claudia Leitte, la estadounidense Jennifer López y el rapero Pitbull, quienes interpretaron la canción oficial del Mundial, “We are one”.

Para redondear el ambiente atípico de la inauguración, la presidente de Brasil, Dilma Roussef, no estuvo en la ceremonia de apertura, aunque sí asistió al partido. Un grupo de aficionados entonó una canción llena de insultos contra la mandataria.

600 bailarines y 60 gimnastas participaron en el espectáculo. El saque de honor lo hizo un parapléjico utilizando un exoesqueleto desarrollado por el equipo del neurólogo brasileño Miguel Nicolelis.