• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Murió dueño del Manchester United

Malcolm Glazer dejó el control de los equipos a sus hijos | Foto: AP

Malcolm Glazer había dejado el control de los equipos a sus hijos | Foto: AP

Tenía 85 años de edad y también controlaba los Buccaneers de Tampa Bay

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Malcolm Glazer, el multimillonario estadounidense que labró su propia fortuna, encabezó la compra del Manchester United y era dueño de los Buccaneers de Tampa Bay en la NFL, falleció este miércoles. Tenía 85 años.
 
Los Buccaneers informaron sobre su deceso.
 
El empresario de Palm Beach, quien no gustaba de participar en actos públicos, tenía problemas de salud desde abril de 2006, cuando sufrió un par de infartos que lo dejaron con problemas para hablar y cierta parálisis en la pierna y el brazo derechos.
 
La familia de Glazer adquirió el Manchester United en 2005 por 1.470 millones de dólares, una decisión que en su momento recibió fuerte oposición de parte de los seguidores del club inglés, uno de los más ricos del mundo. Antes de eso, su estilo discreto de administración ayudó a transformar a los Buccaneers del hazmerreír del fútbol americano a una franquicia modelo que en 2003 ganó el Super Bowl por 48-21 sobre los Raiders de Oakland.
 
"Los pensamientos de todos en Manchester United están esta noche con la familia", indicó el club de la Liga Premier en un comunicado.
 
Glazer nació el 25 de agosto de 1928 en Rochester, Nueva York, hijo de un vendedor de piezas de relojes. Comenzó a trabajar en el negocio familiar cuando tenía 8 años, y lo administró desde que era un adolescente, cuando su padre murió en 1943.
 
Como presidente y director ejecutivo de First Allied Corp., la sociedad financiera que controlaba los negocios de la familia, invirtió en parques para casas-remolque, restaurantes, equipo para la industria de la comida, suplementos alimenticios de proteína marina, canales de televisión, bienes raíces, producción de gas natural y petróleo, y muchos otros negocios.
 
En marzo de 2010, la revista Forbes lo ubicó empatado en el puesto número 400 entre las personas más ricas del mundo, con una fortuna de unos 2.400 millones de dólares. Otro escalafón de la revista, sobre los estadounidenses más ricos, colocó a su familia en el sitio 139 en el último trimestre de 2008.
 
Glazer compró los Buccaneers por 192 millones de dólares en 1995, en ese momento un récord para la NFL, para hacerse cargo de una de las franquicias peor administradas y menos exitosas del deporte profesional. Y si bien Glazer llegó a decir que probablemente pagó 50 millones de dólares de más, el valor del equipo se ha cuadriplicado desde que asumió el control.
 
En una era en la que muchos dueños de equipos profesionales llaman la atención casi a la par de los deportistas, Glazer estaba conforme con permitir que tres de sus hijos se hicieran cargo de las operaciones diarias de los Buccaneers y rara vez otorgaba entrevistas o visitaba las oficinas e instalaciones del equipo.
 
Antes de adquirir los Buccaneers, Glazer realizó intentos fallidos por abrir una franquicia de expansión en Baltimore y por comprar los Patriots de Nueva Inglaterra. En las Grandes Ligas, buscó hacerse de los Padres de San Diego y los Piratas de Pittsburgh.
 
Intentó asimismo adquirir los Dodgers de Los Ángeles a Rupert Murdoch, antes de centrar su atención en el Manchester United.
 
La familia no tuvo un cálido recibimiento en Reino Unido, donde los aficionados del Man U protestaron y quemaron figuras que representaban a Glazer ante el temor de que el estadounidense estuviera adquiriendo una franquicia del fútbol británico sólo por cuestiones económicas.
 
En ese entonces, Mark Longden, de la Asociación Independiente de Seguidores del Manchester, dijo que su grupo "pedía a todos los aficionados vestir de negro. Si tienen banderas negras, deberían ondearlas porque representa lo que sucede con el club".
 
Pero el equipo tuvo éxito al ganar la Copa de la Liga de Inglaterra en 2006, 2009 y 2010, la Liga Premier de 2007-09, 2011 y 2013 y la Liga de Campeones de la UEFA y el Mundial de Clubes en 2008.
 
En esta campaña, el United tuvo su peor desempeño en 24 años y se quedó fuera de las próximas competiciones europeas. Pese a ello, el club ha generado ingresos sin precedente. Ascenderían a 700 millones de dólares en el año financiero 2013-2014.