• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ministerio del Turismo regirá al Instituto Nacional de Hipódromos

Continúan los problemas laborales en el hipódromo La Rinconada / Ernesto Morgado

Continúan los problemas laborales en el hipódromo La Rinconada / Ernesto Morgado

El 25 de octubre se cumplieron 13 años del Decreto 422 que ordena la liquidación y regulación de la actividad hípica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Instituto Nacional de Hipódromos, organismo público que se encuentra en proceso de liquidación desde el 25 de octubre de 1999, pasó del Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia al Ministerio del Poder Popular para el Turismo.

De acuerdo con la Gaceta Oficial número 40048 del 12 de noviembre de 2012, el instituto será regido por el Ministerio de Turismo que dirige Francisco Fleming, también presidente de la Junta Liquidadora del INH.

El pasado 25 de octubre se cumplieron 13 años del Decreto 422 con rango de ley y fuerza que ordena la liquidación y regulación del INH en un tiempo no mayor de 12 meses.

Desde esa fecha, han desfilado siete presidentes por la institución y aún no ha concluido la liquidación.

Francisco Vega Hernández, Luís Belisario Espinal Vásquez, Miguel Ángel Paz, José Gregorio Zambrano, Luís Cachón y Pedro Morejón ocuparon la presidencia del INH y no pudieron concretar la regulación de la actividad hípica en el país.

El actual presidente de la Junta Liquidadora es Alejandro Fleming, también ministro del Poder Popular para el Turismo.

Actividad. El INH, creado en 1958 con el propósito de contribuir con el fomento equino y colaborar con los ingresos a obras benéficas, culturales, científicas y deportivas, así como velar por la explotación y funcionamiento de los hipódromos nacionales, no ha tenido una administración que permita cumplir con las funciones para lo cual fue instituido.

El deterioro de las instalaciones de los hipódromos de Valencia, Zulia y Caracas, el atraso en el pago de los premios, la expropiación de terrenos utilizados para la cría de los purasangre de carreras, la negativa en reconocerle las reivindicaciones sociales a los trabajadores y al personal jubilado, así como la inseguridad que reina en todas las áreas de los hipódromos nacionales, han perjudicado a la actividad hípica en el país.