• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miku se siente liberado de sus penas en Escocia

Miku Fedor espera llegar a la siguiente ronda de la Liga de Campeones con el Celtic / Reuters

El delantero agradeció el apoyo y la compañía de su esposa y su hija en esta nueva etapa en Escocia

El delantero le dedicó el tanto del domingo a su familia, que considera su apoyo principal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nicolás Fedor se siente más tranquilo. La inquietante sensación de no cumplir cabalmente con la labor para la que llegó a Escocia se aplacó el domingo, en forma de un esperado gol.

"Fue un momento muy bonito, algo muy especial", dijo el ariete del Celtic desde Glasgow. "Lo pasamos muy mal los dos primeros meses, fueron días durísimos aquí, después de no salir bien del Getafe; y ahora sentir que puedo marcar y ser útil al equipo. Me sentí liberado", comentó.

Y es que al ariete no le tocó un proceso de aclimatación sencillo a la vida en Escocia. "Aún estamos atravesándolo", confesó el caraqueño. "Nos cambió todo. Desde lo futbolístico, la forma de jugar, la manera de comer, las horas de los hábitos alimenticios de ellos, que son distintas a las que hay en España y en Venezuela, y también está el frío que es cada vez más fuerte. Tenemos otro ritmo de vida, pero lo tratamos de llevar bien", destacó Fedor.

No obstante, según Miku, el aspecto físico fue lo más complicado en su adaptación a la Premier League escocesa. "Me tocó trabajar mucho el cuerpo en el gimnasio. Tenía que fortalecer los músculos para poder ir al choque con ventaja. Este fútbol es diferente al de España. Se hace un trabajo más profundo para ganar fuerza sin perder rapidez".

Otra dificultad es que Neil Lennon, entrenador del Celtic, todavía no acopla a Fedor a un puesto definitivo en su esquema. "Me ha tocado jugar por la banda, como media punta y como delantero. Eso hace difícil también ese proceso. Pero yo me adapto a lo que el técnico me pida", dijo.

Desahogo familiar. El caraqueño destacó que por la emoción recuerda pocos detalles del gol. "Fue una jugada difícil.

Tony Watts me tiró la pelota, y a me quedó enganchar para adentro y pegarle. Cuando el balón entró se me pasó todo volando. Me vi en la grada, celebrando, no sé. Fue un desahogo inmenso. Pensé mucho en Viviana (su esposa) y Nicole (su hija) y se lo dediqué a ellas, a las que les ha tocado sufrir todo este proceso conmigo", remató con la mente ya puesta en su próximo objetivo: jugar mañana contra el Barcelona en Celtic Park.