• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miguel Cabrera, el único predestinado

Cabrera es el único venezolano con un bono de 1,6 millones o más que ha podido triunfar en la MLB | Foto Archivo

Cabrera es el único venezolano con un bono de 1,6 millones o más que ha podido triunfar en la MLB | Foto Archivo

El rey de los jonroneros venezolanos no creía que llegaría tan lejos. Los hechos demuestran que tenía razón en dudar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“¿Vas a guardar la pelota del jonrón 399?”, preguntó un reportero a Miguel Cabrera, el jueves. Y el slugger aragüeño sorprendió con la respuesta. “La que realmente quiero es la del jonrón 400. Nunca pensé que llegaría a dar tantos en las Grandes Ligas”.

Cabrera era un predestinado. Quizás él no soñara con rebasar el récord de Andrés Galarraga y convertirse en el primer venezolano con cuatro centenares de vuelaceras en las mayores. Pero los scouts lo vieron venir. Por eso, en 1999 le dieron el bono más alto para un criollo en ese momento, nada menos que 1,8 millones de dólares. Y los Dodgers llegaron a ofrecer 400.000 dólares más que los Marlins.

La duda de Cabrera tenía base. En contra de lo que pueda pensarse, una bonificación récord no garantiza el éxito. De hecho, la verdadera sorpresa es que el mayor jonronero nativo de todos los tiempos es el único en ese grupo de fenómenos precoces que ha podido triunfar en las mayores.

 

Jackson Melián: $1,6 millones en 1996. Fue un atleta en varias disciplinas y una promesa tentada por varias organizaciones de Grandes Ligas.

Melián firmó con los Yanquis, consiguiendo el primer bono millonario en dólares para un venezolano. Fue noticia de primera página y figura consentida por los medios de comunicación locales desde entonces.

Entre 1997 y 2000 apareció entre los principales prospectos de Baseball America (llegó a ser el número 40 en 1997), pero no pudo pasar de triple A. Aún juega con los Caribes de Antoátegui. No tiene contrato en el exterior.

 

Jesús Montero: $1,8 millones en 2006. Igualó el bono de Miguel Cabrera cuando acordó con los Yanquis.

Montero llegó a las Grandes Ligas, después de aparecer entre los mejores prospectos de Baseball America entre 2009 y 2012 (su mejor ubicación fue tercero, en 2011), pero su carrera se frenó abruptamente cuando fue cambiado a los Marineros, debido a circunstancias extra terreno y a la decisión de Seattle de hacerle dejar la receptoría, para enfocarse en su bateo.

Pertenece a los Cardenales de Lara, tras ser traspasado en la LVBP por los Navegantes de Magallanes. Actualmente destroza el pitcheo en triple A.

 

Adys Portillo: $ 2 millones en 2008. Fue el primer venezolano con un bono de 2 millones de dólares, quebrando el récord de Cabrera (la bonificación de Montero finalmente fue rebajada a 1,625 millones debido a irregularidades detectadas por los Yanquis).

Portillo fue ubicado en el puesto 100 del ranking de nuevos valores elaborado por Baseball America, en 2009. Fue la última vez que se paseó entre lo más granado.

El derecho busca desde entonces su sitio exacto en el beisbol. Todavía pertenece a los Padres de San Diego y a las Águilas del Zulia, pero las lesiones han demorado su desarrollo y fue convertido en relevista.

Actualmente inactivo, no ha pasado de doble A.

 

Yorman Rodríguez: $ 2,5 millones en 2008. Es un talento puro, aunque no refleja en números las herramientas que le dieron el récord para una firma de un venezolano.

Rodríguez fue subido a las Grandes Ligas por los Rojos de Cincinnati, el año pasado, pero empezó esta temporada en triple A. De por vida, batea para .257/.312/.394 en las menores.

Los scouts recomendaron pagarle lo que pidieran porque estaba dotado de velocidad, fuerza y un brazo potente. Es jardinero, tiene 22 años de edad y milita con los Bravos de Margarita, tras ser cambiado por el Magallanes.

 

Adonys Cardona: $ 2,8 millones en 2010. Rompió todas las marcas cuando firmó con los Azulejos de Toronto y posteriormente con los Tiburones de La Guaira.

Cardona no ha podido avanzar en las granjas de los canadienses, debido a las lesiones. Únicamente ha aparecido en 31 juegos desde que dio el salto al profesional, ninguno con los escualos, y lanzó apenas en 5 ocasiones la campaña pasada.

Está inactivo, actualmente. No ha subido más allá de clase A media.

Otros súper prospectos
Víctor Sánchez ($ 2,5 millones en 2011, Seattle)
murió trágicamente este año, cuando iba a reportarse a doble A.

Renato Núñez ($ 2,2 millones en 2009, Oakland) avanza firme en las menores, con la posibilidad cierta de debutar en la MLB en 2015.

José Leal ($ 1,925 millones en 2011, Seattle) va lento en su desarrollo, jugó en novatos la campaña pasada.

Brayan Hernández ($ 1,85 millones en 2014, Seattle) recién comienza su camino a las mayores.

Mark Malavé ($ 1,6 millones en 2011, Chicago LN) no ha podido encontrarse, entre tercera y la receptoría, ni ha logrado batear. Actuó en clase A de temporada corta el último año.