• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miguel Cabrera trabaja el doble para mejorar su peor inicio

El maracayero no tiene molestias físicas en el comienzo de la campaña | Foto AFP

El maracayero no tiene molestias físicas en el comienzo de la campaña | Foto AFP

Jamás había tenido un primer mes de campaña con un promedio por debajo de .270 y ayer amaneció con .210. Durante el fin de semana realizó arduos entrenamientos físicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jason Beck, periodista que cubre a los Tigres de Detroit para MLB.com, presenció una aparición poco esperada a primeras horas de la tarde del viernes en el Comerica Park: Miguel Cabrera llevaba a cabo un trabajo especial. Lucía una franela del Barcelona FC con el nombre de Lionel Messi e iba acompañado por Chris Walter, coordinador de potencia y acondicionamiento de los peloteros bengalíes.

Sí, era extraño el madrugón del maracayero. A esas horas debía reposar el cuerpo, pues el equipo llegó ese mismo día a la Ciudad Motor luego de una serie por Kansas City. Pero su comportamiento iba en contra de todo lo que representa la palabra cansancio. Pasaba por encima y por debajo de diversos obstáculos para poner a prueba la agilidad, corría por los escalones de las tribunas y después tomó el bate para practicar su swing ante la mirada de Wally Joyner, coach de bateo rayado.

Es su manera de atacar y superar el bajón que atraviesa en el alba de la temporada. Antes de la jornada de ayer, en la cual no fue titular para tener descanso, exhibía un average de bateo de .210, promedio de embasado de .300, un cuadrangular y seis carreras impulsadas. Jamás había tenido un mes marzo-abril tan raquítico. “Gracias a Dios que es abril”, le dijo Cabrera al reportero.

Antes de este, su mes inicial menos productivo fue en 2014, y aun así ligó para .277, con un OBP de .320, par de vuelacercas y 15 rayitas empujadas.

Existen varias razones que argumentan el slump de Cabrera. Los lanzadores se cuidan más de él. Cuatro títulos de bateo en la Liga Americana y el promedio vitalicio más alto de todos los peloteros activos (.320), hacen que los serpentineros no le asomen muchas rectas. De hecho, 49.8% de los envíos que ha visto en el primer mes han sido rápidos, la cifra contrasta con el 58.8% del año pasado, de acuerdo con el portal fangraphs.

Su contacto a lanzamientos en la zona de strike bajó de 86.2% a 81.8%, buen guarismo pero muy bajo para lo que puede ser capaz. En 2012, cuando ganó la Triple Corona de bateo, le pegó a 90.4% de los buenos pitcheos que vio.

“No estoy preocupado por él”, dijo el manager Brad Ausmus. “Cuando un pelotero, incluso uno del calibre de Miggy, pasa por un pequeño bache, luce lento. Pero hay que hacer lo que él, dedicarle mayor tiempo al trabajo para tratar de salir más rápido de esto”.