• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miguel Cabrera hizo swing y se siente bien

Trabajó en sus piernas durante el receso invernal | Foto AP

Trabajó en sus piernas durante el receso invernal | Foto AP

“Trabajé mis piernas (durante el receso invernal). Así que no creo que me duelan”, comentó el primera base a representantes de medios en Detroit

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Qué tal si sumamos los promedios de bateo de Miguel Cabrera en los dos últimos años? La operación arroja como resultado .323. El guarismo indica el alto nivel que posee el inicialista de los Tigres de Detroit y lo afianza en la élite de peloteros de Grandes Ligas.

Pero las dos temporadas pasadas no fueron las mejores para el aragüeño en el aspecto físico. En ambas se reportó a los campos de entrenamiento con dolencias en desarrollo o recuperación. Eso cambió. Actualmente se encuentra sano. Instalado en Lakeland, Florida, el territorio bengalí primaveral. De hecho, ayer realizó su primera práctica de bateo y sus impresiones no pueden ser mejores.

“Sentí la diferencia”, le dijo el nativo de Maracay a Anthony Fenech, reportero de Detroit Free Press. “Puedo usar mi pierna de apoyo, quedarme atrás y dirigir la bola a la banda contraria”.

Las palabras de Cabrera borran, por lo menos hasta ahora, las amenazas de la distensión muscular grado 3 en la pantorrilla izquierda y los dolores en la espalda que lo limitaron en las postrimerías de la campaña anterior. Sin embargo, las lesiones no evitaron que ligara para .338 y conquistara su cuarto cetro de bateo en las mayores, todos con la camiseta de Detroit.

“Trabajé mis piernas (durante el receso invernal). Así que no creo que me duelan. Lo principal en el terreno es estar en buenas condiciones y tratar de tener las piernas listas”, comentó el primera base que no fue el único que tomó prácticas de bateo ayer, pues casi todos los peloteros titulares de los bengalíes lo hicieron, incluido su compatriota Víctor Martínez.

La última oportunidad que Cabrera se presentó sano a los entrenamientos ocurrió en 2013. Ese año ganó el tercer título ofensivo al estampar un promedio de .348, el más alto de su carrera de 13 años en la gran carpa.

Las dolencias también fueron pocas en 2012, cuando tuvo una de las campañas más brillantes para un paleador en los últimos tiempos al alzar la Triple Corona de bateo (44 jonrones, 139 carreras impulsadas y .330 de average). En aquella época solo pasó un susto en la primavera por un roletazo que le pegó en la cara.

No hay duda que es mucho lo que puede hacer Cabrera si mantiene alejadas las lesiones, tanto para sus números personales como para las aspiraciones de Detroit de arribar a la postemporada.

“Esa es la mentalidad. Tuvimos demasiados momentos malos el año pasado. Tenemos una gran cantidad de jugadores claves. Entonces creo que nuestro objetivo es tratar de mantenernos sanos y competitivos cada día”, aseguró.

Con la llegada del camarero Ian Kinsler ayer, está casi completo el róster de los Tigres en los entrenamientos. La única ausencia es el caraqueño Francisco Rodríguez que continúa sin solventar los problemas con su visa de trabajo.