• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miguel Cabrera con un alto nivel de producción

Miguel Cabrera /AP

Miguel Cabrera /AP

Desde 2011, el venezolano exhibe average de .380 con compañeros en posición anotadora, el mejor promedio de las mayores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miguel Cabrera comenzó la jornada de ayer ante los Angelinos de Los Ángeles bateando para .480 (25-12) con hombres en posición anotadora y de sus 18 remolcadas, las cuales lo colocan tercero en el renglón de la Liga Americana, 15 han sido en dicha situación.

El antesalista venezolano de los Tigres de Detroit ha sido el mayor peligro que enfrenta un lanzador cuando ve rivales cerca del home desde 2011, no en vano su promedio de .380 con compañeros en situación de anotar es el mejor de las grandes ligas desde esa campaña.

“Siempre he dicho que los logros personales son algo secundario para mí. Cuando tu equipo gana, todo lo demás viene solo. Por eso sé que cuando mis compañeros se embasan mi deber es empujarlos hasta el plato como sea. En esta temporada estoy enfocado en que Detroit gane la mayor cantidad de partidos posibles”, dijo Cabrera al portal de las grandes ligas.

Cabrera ya tiene dos encuentros de cuatro remolcadas en 2013 y en solo seis partidos se ha ido a casa sin poder empujar una anotación. Y es que sus estadísticas revelan que el criollo se incentiva con gente en base. El tercera base de los bengalíes batea apenas .217 con las almohadillas vacías (23 turnos), mientras que con compañeros en los cojines lo hace para .413. Obviamente, Cabrera, por su posición en el lineup, siempre verá más turnos con hombres en las bases (46 turnos).

“Siempre trato de aprovechar el error del lanzador. Al momento de pararme en el home trato de ser paciente. Creo que uno puede ser constante como pelotero. No sé si uno va a mejorar, pero mi meta siempre ha sido ser constante y salir enfocado a cada partido”, aseguró el líder en impulsadas entre los antesalista de las mayores con 18.

Si los pitchers de las mayores pudieron señalar a su pesadilla, esa sería el venezolano, quien en esta joven campaña de 2013 ha hecho contacto en el 85% de las veces que se para en el home, siendo abanicado con un strike en tan solo en 8.2%. Su constante porcentaje de embasado – desde 2009 no ha concluido una temporada con menos de .390 de OBP- también lo coloca como un perenne residente en las bases.

La consistencia ofensiva de Cabrera durante los últimos cuatro años es un gran motivo para creer que el venezolano podría seguir por el sendero productivo. La interrogante, sobre todo por su corpulencia, es la durabilidad. Sin embargo, el maracayero no ha jugado en menos de 150 juegos en una temporada desde que fue novato en el 2003, y su única campaña con menos de 157 partidos fue en el 2010, cuando su temporada terminó faltando una semana debido a una lesión en un tobillo.