• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Miami lo vuelve a hacer

Miami Heat celebran su campeonato | Foto AFP

Miami Heat celebran su campeonato | Foto AFP

LeBron James le dio el empuje necesario al Heat para alcanzar su tercer título, segundo corrido y alzarse con el MVP

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con otra gran actuación de LeBron James, el Heat de Miami se coronó ayer y revalidó el título de la NBA, tras vencer a los Spurs de San Antonio 95-88, en el séptimo partido de la final.

James, que logró 37 puntos y 12 rebotes, consiguió su segundo anillo de campeón de la NBA en cuatro finales disputadas y dio a Miami su tercer título como franquicia, luego de los ganados en 2006 y 2012, apoyado también en la labor ofensiva en este juego de sus compañeros Dwyane Wade, con 23 tantos y 10 asistencias, Shane Battier viniendo desde la banca aportó 18 unidades, todas con disparos de larga distancia.

LeBron, que en los primeros tres encuentro fue frenado por la asfixiante defensa de San Antonio, en especial la de Kawhi Leonard, no pudo superar los 20 puntos, pero a partir del cuarto partido pudo mejorar su ritmo ofensivo para llevarse por segundo año consecutivo la distinción al Jugador Más Valioso (MVP) de la final.

El astro de Miami ingresó a un club de lujo de jugadores que merecieron este galardón y fueron campeones dos veces al hilo, y en el que militaban en solitario hasta el jueves los legendarios Bill Russel y Michael Jordan.

Miami Heat se convirtió en el primer equipo en ganar dos títulos consecutivos desde que Los Angeles Lakers lo hicieran en 2009 y 2010.

Los dirigidos por Gregg Popovich estuvieron a cinco segundos de quedarse con el campeonato, pero un triple de Ray Allen forzó un tiempo extra y Miami niveló la serie en el sexto juego. Ese sexto choque fue el momento para San Antonio, que contó con la mejor actuación de Tim Duncan en la serie, 30 unidades, pero no fueron suficientes para cerrar la serie.

Era difícil pensar que los Spurs se iban a levantar de ese golpe anímico, aun si disputaron un buen juego anoche, pero muchas pérdidas en el último cuarto, le pasaron factura.

De haber ganado, se hubiesen convertido en el primer equipo en ganar un séptimo partido de una final como visitante desde que Washington venció a Seattle en 1978, pero se les acabó el combustible.

Ésta fue la primera derrota en las cinco finales que ha jugado el quinto de Popovich.