• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Meditación y yoga, los secretos del surfista de las mayores olas del mundo

Batió su propio récord en las aguas de Nazaré, Portugal, al surfear una ola de 30 metros de altura / Foto Archivo

Batió su propio récord en las aguas de Nazaré, Portugal, al surfear una ola de 30 metros de altura / Foto Archivo

El estadounidense Garrett Mcnamara asegura que su preparación es mental, física y espiritual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nada más levantarse por las mañanas, lee, escribe sus metas del día, medita y practica yoga. Garrett Mcnamara, el estadounidense que cabalgó las dos mayores olas jamás surfeadas, revela los secretos de un deporte que para él es su "iglesia".

"¡Me siento vivo!. El surf es mi iglesia, mi patio de recreo y mi oficina, todo al mismo tiempo. Mi preparación es mental, física y espiritual", afirmó el deportista, de 46 años de edad.

En 2011, Mcnamara subió una ola de 24 metros un día de tormenta de noviembre en la playa de Nazaré, un rincón del norte de Portugal adorado por los surfistas debido a sus impresionantes olas.

"No había planeado surfear aquel día, pero mis amigos querían que lo hiciera, así que me puse el neopreno y la ola simplemente vino", relata.

La imagen de la hazaña -una imponente columna de agua sobre la que un diminuto McNamara emerge casi inapreciable- recorrió telediarios y periódicos de todo el mundo, y hasta le valió un premio Guinness.

Dos años después, en las mismas aguas de Nazaré, el estadounidense batió su propio récord, al controlar una ola de 30 metros de altura.

Portugal se convirtió en su segundo hogar y, de hecho, la villa de pescadores a la que él llama "el lugar más bello del mundo", fue la escogida para su boda en 2013.

Aunque su residencia está en Hawai, pasa largas temporadas en Nazaré, donde los vecinos -que pronuncian con dificultad su nombre- ya lo reconocen y lo saludan cuando pasea por sus calles.

Con casi 1.000 kilómetros de costa, el país es uno de los referentes mundiales del surf y en sus playas de Guincho y Peniche se celebran varias fases de los campeonatos mundiales de surf.

Pero los orígenes de McNamara están en California, lugar al que se trasladó de pequeño con su familia desde Massachusetts. Muy pronto, el mar empezó a guiar su vida cuando a los 11 años de edad su hermano pequeño le convenció para coger la tabla.

A los 17 años de edad entró en las competiciones profesionales de Hawai y poco después fue "fichado" por marcas japonesas para competir en campeonatos del mundo.

Sus más de tres décadas de carrera le han servido para convertirse en uno de los nombres de referencia del denominado "tow surfing", una práctica popularizada en los años noventa en Estados Unidos.

Además de las olas de Nazaré, quizá uno de los momentos más arriesgados de su carrera haya sido en el otro extremo de la tierra, en Alaska. Allí, junto al surfista hawaiano Kealii Mamala, Mcnamara pasó el año pasado una semana entera y casi 20 horas por día en aguas casi congeladas para convertirse en uno de los primeros en montarse sobre olas formadas por glaciares de 90 metros en derrumbe.