• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Martínez viajará a Dominicana con confianza

Rafael Martínez se ve ingresando al Salón de la Fama | FOTO WILLIAM DUMONT

Rafael Martínez se ve ingresando al Salón de la Fama | FOTO WILLIAM DUMONT

El lanzador guayanés de 16 años de edad fue el prospecto más importante para San Francisco de los nueve que firmó en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tres años bastaron para que Rafael Martínez demostrara su potencial para jugar en el beisbol organizado. El joven nacido en Ciudad Bolívar hace 16 años firmó el sábado un contrato con los Gigantes de San Francisco, pero no se había puesto un uniforme hasta que cumplió 13 años de edad.

“Jugaba caimaneras en la calle, pero antes de esa edad no practicaba formalmente ningún deporte”, confesó el lanzador derecho. “Me metí en el beisbol a ver cómo me iba”.

Tan bien le fue que mañana viajará a República Dominicana para comenzar su camino como profesional. No fue tan sencillo como parece. Martínez cambió de posición varias veces y debió alejarse de su familia con apenas 15 años para unirse a la academia Nine Stars.

Con ellos se mudó de su ciudad natal hasta Anzoátegui, en el estado Lara, una comunidad agrícola a 1.600 metros del nivel del mar donde estuvo asentada la academia antes de ubicarse en Montalbán, Caracas.

“Empecé como jardinero y luego jugué primera base”, recuerda. “En 2014 un cazatalentos vio fuerza en mi brazo y pidió probarme como pitcher. Le llamó la atención mi cambio de velocidad. Además, al bate era regular”.

En promedio, Martínez lanza a 92 millas por hora. Dice que ha llegado a marcar 94 millas. “En mi primer nacional, en la categoría prejunior, me dieron el partido inaugural y lancé un juego perfecto. Le ganamos 14 a 0 a Trujillo en Acarigua”, señala como muestra de su dominio sobre la lomita.

Admirador del carabobeño Félix Hernández y el dominicano Robinson Canó —“me gusta su actitud, su tranquiliadad en el campo”—, el joven guayanés dice que afrontará sin temor el desafío de viajar a Boca Chica. En esa localidad terminará a distancia sus estudios de bachillerato.

“Sé que lo que voy a conseguir allá es competencia, pero confío en mi trabajo”, asegura, tajante. “No me inquieta vivir lejos de mi familia. Ya estuve un mes en Dominicana y me fue bien”.

El convenio con San Francisco incluye un plan B para el futuro de Martínez.

“Si no llega a jugar en las Grandes Ligas, él recibirá una beca de 50 mil dólares para estudiar en la universidad estadounidense de su elección”, apuntó José Genovés, director de la academia. “San Francisco firmó este año a nueve peloteros venezolanos y Rafael fue su firma principal aquí”.