• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Marlon Fernández: “Cuando sonó la alarma de tsunami la gente comenzó a correr”

Fernández suma 22 partidos y un gol durante esta temporada en el torneo chileno /   Cortesía Antofagasta

Fernández suma 22 partidos y un gol durante esta temporada en el torneo chileno / Cortesía Antofagasta

El volante tachirense vivió el terremoto en Chile desde Antofagasta, a menos de 450 kilómetros del epicentro, en la costa frente a Iquique

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Marlon Fernández es tachirense y jamás había vivido un terremoto. “Por más que te digan qué es lo que tienes que hacer, en ese momento te vienen muchas cosas a la cabeza”, contó después del sismo del martes, de 8,2 grados en la escala de Ritcher, que estremeció la costa de Iquique, a menos de 450 kilómetros del apartamento en el que vive en Antofagasta.

A las 8:45 pm, el mediocampista del Antofagasta estaba en un supermercado junto a su esposa y su hijo. “Se sintió un movimiento bastante fuerte –relató- y de inmediato la gente encendió la radio para saber que estaba pasando. A los dos minutos comenzaron a sonar las alarmas de tsunami y la gente empezó a correr”. Fernández tomó a su familia y comenzó a seguir al río humano. “Caminábamos hacia arriba, hacia la parte más alta de la ciudad, a la zona de seguridad”.

En ese trayecto, desde su casa a cuatro cuadras de la playa hasta lo más alto de la carretera, el tachirense comenzó a sentir la catástrofe más de cerca. “Veíamos a gente en silla de ruedas tratando de subir, ancianos, gente llorando, fue de verdad muy fuerte”. Por la adrenalina, Fernández nunca se ocupó del trayecto que transitaría. “Cuando llegamos arriba la gente se tiraba en el piso cansada porque todo el camino era en subida, todos con nervios”, explicó.

La noche ya había tomado el cielo de Antofagasta y el frío comenzó a convertirse en un problema, cuando Fernández encontró a Eric Pulgar, defensor de Antofagasta, habitante de la zona alta de la ciudad, quien le ofreció pasar la noche en su casa. “El frío era fuerte y ya los niños tenían sueño”, describió.

La alarma de tsunami no cesó hasta las cinco de la mañana. Después de ocho horas de angustia, el mediocampista regresó a su casa. “Ya estamos más calmados –explicó-, aunque la noche y la madrugada fueron bastante fuertes”. Por suerte, no fue más que un susto.