• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Marinos prendió la moto

Marinos prendió la moto / José Barrios Díaz

Marinos prendió la moto / José Barrios Díaz

Leon Rodgers convirtió un triple a falta de 7 segundos por jugar para que Marinos barriera a Cocodrilos (20) en Puerto La Cruz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leon Rodgers parece ser el director de orquesta de "La Caldera del Diablo", como popularmente se le conoce al gimnasio Luis Ramos, de Puerto La Cruz. Es el que levanta al público, el que con un gesto puede convertir el silencio en algarabía.

El estadounidense guardó su pieza maestra para el final del concierto. Entró al último minuto del encuentro sin puntos en el cuarto período y su equipo pasaba una apretada situación.

Cocodrilos acariciaba su primer triunfo de la final. Los disparos saurios entraban y el reloj jugaba a su favor. Andre Emmett era el artista que brillaba en el escenario, a pesar de los abucheos del público. Pero Leon, no se desesperó por ello.

Emmett había anotado 20 de sus 35 puntos en el duelo en el último cuarto, lo que se convirtió en un récord para finales, de acuerdo con el estadístico Pedro Marrero. La gesta del escolta saurio ayudó a que con 25 segundos por jugar Cocodrilos tuviera la ventaja 75 por 77. Sin embargo, una pérdida de balón les costó el juego.

Con 21 segundos y el marcador a favor 76 por 77, Luis Bethelmy no pudo capturar un pase de Jesús Centeno y la posesión cambió de manos.

Última posesión para el local y Rodgers ya se frotaba las manos.

Gregory Vargas esperó a que el reloj se consumiera, trató de atacar el aro y, casi sin mirar, devolvió la pelota hacia el perímetro donde Rodgers tomó la bola y clavó un largo triple, que sentenció el duelo a falta de 7 segundos, para vencer 79 por 77 a Cocodrilos y dejar la serie final 2 por 0 a favor de Marinos.

"La jugada estaba diseñada para nuestro francotirador", explicó el técnico Henry Paruta. "Mi trabajo en Marinos es lanzar. Cada uno tiene su rol y ese es el mío. Me gusta esa responsabilidad", celebró el estadounidense, que convirtió el gimnasio en una fiesta con su popular gesto de la motocicleta luego de la conversión.

No obstante, a pesar de la satisfacción de cumplir con la misión de obtener los dos triunfos en casa, Rodgers y Paruta destacaron el cambio de Cocodrilos con relación al primer desafío de la serie.

Néstor Salazar se la jugó, dejó fuera a Carl Elliott y entró con Andre Emmett, Ryan ForehanKelly y Kris Lang. Lo hizo, en parte, por la adición de Jesús Centeno, que le cambio la cara al ataque capitalino, a pesar de sus continuos gestos de dolor por la lesión que padece en el pubis."Me quito el sombrero ante Centeno. Es un guerrero, tiene coraje. Ahora tenemos que hacer algunos ajustes para Caracas", explicó Paruta.

"Sabemos lo que tenemos que hacer. La presión está del otro lado", interrumpió Rodgers.

La presión, de la que habla Rodgers, la tendrá Cocodrilos martes, miércoles y jueves en Caracas, donde intentarán que la serie regrese a Puerto La Cruz.