• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Mariano Rivera: No volveré a lanzar más

Rivera no tiene planes concretos para su futuro inmediato. "Solo quiero descansar", dijo | FOTO AP

Rivera no tiene planes concretos para su futuro inmediato. "Solo quiero descansar", dijo | FOTO AP

El exitoso cerrador panameño de los Yanquis de Nueva York sentenció: "no tengo nada más que dar, ha llegado el fin y es algo que tengo completamente asumido"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La misma seguridad que siempre utilizó desde el montículo el cerrador panameño Mariano Rivera a la hora de dominar a los bateadores rivales esta vez la utilizó en la última rueda de prensa que dio a los periodistas, en Houston, al confirmar que no volvería a salir más a un montículo.

"No tengo nada más que dar, ha llegado el fin y es algo que tengo completamente asumido", declaró Rivera. "Lo di todo y ahora es el momento del adiós porque lo conseguido es un regalo de Dios y gracias por eso".

Aunque admitió que lo que más va a extrañar de no volver al montículo será precisamente el no poder "lanzar", "competir", pero reiteró que no le quedaba nada por "dar".

Dos días después de su emotiva despedida en el Yankee Stadium, Rivera, de 43 años, despejó todas las interrogantes sobre si saldría al montículo el domingo en el último partido de la temporada regular que los Yanquis van a disputar contra los Astros de Houston.

"He terminado, chicos, he terminado", subrayó Rivera. "Estoy contento y satisfecho conmigo mismo, por lo tanto es el momento perfecto para el adiós y para comenzar a descansar".

Rivera lanzó por última vez el jueves por la noche, en el último partido del equipo de Nueva York en el Yankee Stadium, cuando el equipo ya estaba fuera de la competición de la fase final por segunda vez en 19 temporadas.

El mejor cerrador de todos los tiempos adelantó su plan de retirarse al final de esta campaña en marzo pasado, subrayando que iba a tratar de dejarlo todo.

"Creo que agoté toda la gasolina que tenía en mi tanque, y ahora está vacío", afirmó Rivera. "No me queda nada más. Lo dejé todo".

En el encuentro del jueves, Rivera abandonó el montículo entre lágrimas, cuando Derek Jeter y Andy Pettitte entraron desde la cueva para anunciarle que su labor había terminado.

Los más de 48.000 espectadores que presenciaron el partido le ovacionaron de pie al panameño a su salida, cuando había dos "outs" del noveno episodio del duelo que los Yanquis perdieron ante Tampa Bay por 4-0.

"Sabía que ese era el momento perfecto para despedirme del béisbol", reiteró Rivera . "Creo que el jueves fue el día que lo dejé todo en el terreno".

Rivera, que ha logrado 652 rescates en temporada regular, y 42 en la fase final, ambas las mejores de todos los tiempos, reconoció que lo hizo con dolor físico.

"No voy a decir que estaba lesionado, pero adolorido. Lancé con un tremendo dolor en mi brazo. Sin embargo, al mismo tiempo, lo dejé todo. No sé cómo le hice para sacar esos dos 'outs' en el noveno episodio. Sólo por la gracia de Dios. Ahí supe que era el final".

Rivera reveló que llevaba cierto tiempo lanzando con dolor, sobre todo en el codo, pero no especificó el problema preciso. "Es algo de lo que no hablamos, es algo que uno supera después de 19 temporadas como profesional".

El cerrador panameño, seguro miembro del Salón de la Fama, subrayó que está ansioso de disfrutar, pasar más tiempo con su familia y descansar.

A comienzos de esta semana, Rivera llegó a expresar su deseo de jugar como jardinero central, pero ante los periodistas admitió que había cambiado de opinión, al considerar que su rodilla no estaba en buenas condiciones para desempeñarse en esa posición.

"Lo consideré seriamente. Si hubiese sido unos años atrás, creo que lo hubiese hecho", comentó Rivera. "Pero ahora mi rodilla no ayuda. No voy a hacer el ridículo. Respeto mucho al béisbol para hacer cosas que no debo".

Rivera, fiel a su compromiso con los demás, volvió a dejar el mensaje que era necesario "ayudar" al máximo a todos aquellos que lo necesiten y tuvo un recuerdo especial para los miles de damnificados afectados por las últimas inundaciones ocurridas en México.

No se olvidó de la selección de fútbol de Panamá en su duelo decisivo con la de México y dijo que si el equipo nacional tenía confianza en su juego y en todo lo que pueden aportar al final se vería recompensado su esfuerzo, sin importar el rival.

También fue categórico cuando se le preguntó sobre el mensaje que daría a los peloteros latinos sobre el consumo de substancias prohibidas en el béisbol.

"Mi mensaje es que debemos jugar limpio el deporte como lo hemos jugado, porque no sólo representamos a nuestros países sino también a Latinoamérica", recordó Rivera. "Estamos bajo la lupa y tenemos que dar lo mejor, pero jugar el deporte sanamente, divirtiéndonos con las habilidades que Dios nos ha dado para triunfar y no necesitamos nada más que hacer, que jugar el deporte".

Tampoco esperaba el tipo de homenaje que recibió, aunque sabía que le iban a hacer algo, y lo sucedido fue algo que calificó como "único" y de lo que siempre estará agradecido a los compañeros, organización y fanáticos.

"Mi gran sorpresa fue ver que estaba Metalica para tocar en vivo y le doy las gracias porque no tenían que hacerlo y lo hicieron", señaló Rivera.

De momentos especiales, Rivera dijo que recordaba tanto los buenos como los malos, porque de eso se trata una carrera, pero al final sólo tenía que dar las gracias a Dios por lo vivido.

"Todo ha sido especial, estoy agradecido y he dado las gracias a todos, si alguno me ha faltado, aprovechó para hacerlo de nuevo y decir que me voy con un agradecimiento único", subrayó Rivera.