• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Marco Davalillo aspira a que La Guaira siga mejorando

Marco Davalillo | Foto: Henry Delgado

Marco Davalillo | Foto: Henry Delgado

La crisis del comienzo de campaña luce superada. El estratega de Tiburones asegura que no le desvela el orden de la clasificación, pues él y sus dirigidos se enfocan en el día a día

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los fantasmas del pasado aparecieron de sopetón. La Guaira inició la campaña con 0-8 y las voces agoreras anunciaron el regreso de la oscuridad. No pocos evocaron la debacle de hace dos años, cuando el club arrancó con récord de 5-11 y el manager Carlos Subero fue despendido, en el comienzo de una caída en barrena que dejó a los Tiburones eliminados.

Pero ayer, los litoralenses amanecieron con balance de 12-13, a medio juego de la clasificación, tras ganar 12 de sus últimos 17 partidos, incluidas 7 victorias en las que remontaron marcadores adversos.

“La Guaira siempre ha sido un equipo aguerrido, especialmente en los últimos tres años. Cuento con unos jugadores comprometidos, que han hecho ajustes y siempre consiguen batazos oportunos”, destacó el piloto Marco Davalillo, que después de encargarse del conjunto que dejó Subero exhibe marca de 69-53 (.566). “Nunca perdimos la calma, pese al mal comienzo. Pero todavía no hemos logrado nada. Estamos muy claros. Así que vamos día a día peleando los 27 outs, sin entregarnos. Por eso remontamos tantos encuentros”.

Antes la jornada del sábado, los Tiburones lideraban la LVBP con 33 jonrones y en sus más recientes 4 desafíos ligaban .395 (147-58) con 21 extra bases, incluidos dos grand slams de Alex Cabrera. Una producción ofensiva que ha sido clave en el resurgir de la escuadra con el peor pitcheo del circuito (5.16 EFE).

“Esta alineación está produciendo lo que se espera de ella. Alex (Cabrera) regresó luego de una lesión que lo sacó varias semanas. Cachi (Oscar Salazar) ya comenzó a batear y César (Suárez) está encendido (ayer intentaba extender su cadena de 12 encuentros con al menos un imparable). Aunque los ajustes más importantes tuvimos que hacerlos en el cuerpo de lanzadores. Salimos al cuadrilátero y nos dieron un knock down. Así que nos vimos forzados a hacer una restructuración”.

Correcciones necesarias

La gerencia de los varguenses tuvo que salir al mercado en un intento de regresar a la senda de las victorias y realizó tres cambios para fortalecer el bullpen. El campocorto Eduardo Escobar fue enviado a Caribes para obtener al derecho Eduardo Figueroa. Luego entregaron al catcher Rossmel Pérez y al lanzador novato Ramón Ulacio por los brazos experimentados de Frank Mata y Jesús Delgado. Más tarde, el jardinero Jesús Solórzano, prospecto de los Marlins, fue el gancho para traer de Lara al zurdo Mauricio Robles. Todas las transacciones se realizaron a finales de octubre.

“Hicimos los movimientos en función de ir llenando huecos. Claro, no fue lo que se pensó cuando discutimos la estructura del equipo. Tratamos de enmendar y retomar el rumbo”, señaló Davalillo, que pese al resurgir del club no está satisfecho.

“Fue importante darle la vuelta al momento difícil que atravesamos. Lo que ocurrió sirvió de escarmiento, pero tenemos que aspirar a más. Es cierto que estamos cerca de la marca de .500, pero no podemos conformarnos con eso”.

Deseos de ganar

Alex Cabrera tuvo que ver la crisis de la Guaira desde el banco, mientras se recuperaba de un tirón en la pantorrilla derecha, que lo marginó del campo durante casi cuatro semanas, después de jugar los dos primeros encuentros de la campaña.

“El factor más importante es el deseo de ganar, de clasificar, de demostrarle a los fanáticos, que no somos el equipo que comenzó perdiendo. Estamos recuperados, jugando al beisbol inning por inning, porque el juego se termina cuando se hace el out 27. Antes no”, dijo Cabrera, que hasta el viernes tenía tres partidos seguidos con cuadrangulares, incluidos dos con las bases llenas, y 10 impulsadas.

“No estoy pendiente de conectar jonrones, sino en dar los batazos oportunos para empujar carreras”.