• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

0-0. Málaga se lleva un punto de un estadio de Anoeta cada vez más accesible

El centrocampista francés de la Real Sociedad, Antoine Griezmann y el defensa del Málaga Sergio Sánchez / Reuters

El centrocampista francés de la Real Sociedad, Antoine Griezmann y el defensa del Málaga Sergio Sánchez / Reuters

El mayor susto para los de Bernd Schuster llegó a los veinte minutos de juego, cuando Teixeira anuló un gol a la Real por utilizar Iñigo Martínez una mano en su remate

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Real Sociedad volvió a tropezar ante el Málaga en Anoeta, que ha dejado de ser un estadio inexpugnable para los visitantes.

Tras los minutos de tanteo iniciales en los que el Málaga, con Duda como novedad, llegaba a las cercanías de la portería de Bravo, la Real comenzó a dominar el partido y dispuso de su única oportunidad de gol en la primera mitad a los ocho minutos de juego, en un remate del central Mikel tras una falta lanzada por Rubén Pardo.

Los locales, conducidos por un Chory Castro que generaba todas las acciones de peligro, se volcaron sobre la meta de Caballero, que insistía a sus compañeros para cerrar los espacios por los que se colaban Xabi Prieto y Vela, principalmente.

El mayor susto para los de Bernd Schuster llegó a los veinte minutos de juego, cuando Teixeira anuló un gol a la Real por utilizar Iñigo Martínez una mano en su remate para llevar el balón al fondo de la red. Anoeta lo celebró hasta que se dio cuenta de la decisión arbitral.

El Málaga decidió dar por finalizada su labor de desgaste, se sacudió la pereza en ataque en la parte final del primer período y dio otra imagen diametralmente distinta con la que llevó el desasosiego a la grada de Anoeta.

Primero fue una jugada al contraataque entre El Hamdaoui y Duda, que abortó la defensa del equpo vasco en el último instante, luego un intencionado remate de Portillo y, finalmente, un cabezazo tras saque de esquina de Sergio Sánchez que estuvo a punto de acabar en gol. El público quería el descanso porque veía cerca el primer gol de los visitantes.

Los locales volvieron a ejercer un dominio intenso en la segunda mitad, en la que disfrutaron en el minuto 54 de su gran oportunidad para ponerlo todo a su favor, en un mano a mano de Agirretxe con Caballero que el delantero realista desperdició.

El Málaga, en los minutos finales, volvió a llamar a la puerta de Bravo con peligro y se abrió el partido con posibilidad de triunfo para cualquiera de los dos equipos.

La pólvora estaba mojada en los arsenales de Real y Málaga, por lo que el marcador no se movió.