• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Magallanes sale hoy a sentenciar

Ronny Cedeño | Foto AVS Photo Report / Archivo

Ronny Cedeño | Foto AVS Photo Report / Archivo

Un doble de Ronny Cedeño en el undécimo episodio, junto a otra cosecha improductiva de la ofensiva del Caracas, le dio ayer el triunfo a la nave, 2 carreras por 1, dejando la serie entre ambos a punto de mate, 3 juegos a 1

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pitcheo del Magalla-nes volvió a ganarle al bateo de Caracas. 

Por eso, luego de cuatro encuentros, la nave puede zarpar hoy rumbo a la semifinal, en caso de sumar una victoria más. 

Un tubey sortario de Ronny Cedeño, una bala sobre la raya del right, cuando estaba en cuenta de dos strikes y dos outs, en el undécimo inning, llevó al home del Universitario la carrera de la diferencia en el trabado duelo de anoche entre los Eternos Rivales, poniendo arriba a los bucaneros en la serie de playof , 3 victorias por 1, tras someter nuevamente los bates capitalinos esta vez con marcador de 2 rayitas a 1. 

"Fue un juego digno de estos dos equipos", clamó Carlos García, el manager vencedor. 

"Tuvimos la oportunidad de ganar 4 por 1 en nueve entradas y no supimos aprovechar", lamentó su colega Alfredo Pedrique. 

Los Leones hicieron lo más difícil: levantar el resultado ante un bullpen que se ha ganado con buenas razones la reputación de ser el más afilado de esta postemporada. 

El dominicano Joely Rodríguez llegaba al Universitario con la duda de lo desconocido. 

Jamás había lanzado en Venezuela y salió entre los aplausos de la tribuna derecha, nada menos que como el primer pitcher turco con un juego de siete ponches en toda la campaña, desde octubre hasta enero. 

"Nos dio lo que necesitábamos", apuntó satisfecho García. "Pudo llevar el juego hasta el sexto inning, para entregarle la bola al bullpen". 

Rodríguez no fue un lanzador perfecto. Permitió tres hits en los primeros dos innings y en total dio dos boletos, un pelotazo y tiró un wild. Pero las veces que tuvo gente en posición de anotar, antes de ser relevado, supo afincarse. 

"En realidad, no supimos hacer que subiera la pelota", intervino Pedrique. "Nunca tiró el slider en strike. Pero hubo ansiedad en el home, se hizo swing a pitcheos malos y por eso desaprovechamos las oportunidades". 

Joe Gardner, su rival, pareció menos dominante, más por falta de garbo que por inefectividad. Se enfrentó al mínimo en tres de los cinco episodios que recorrió, pero su pecado fue el bolazo que le dio a Jesús Sucre, para embasar la que eventualmente sería la primera carrera visitante, que vino luego por hit de Ezequiel Carrera, un toque de Luis Rodríguez y un sacrifl y de Alex Romero. 

A partir de allí, los managers trocaron en cirujanos, mientras Brock Stassi salvaba a los anfitriones con un fildeo de cabeza en el left y Mario Lissón hacía lo propio en la inicial, en episodios diferentes. 

El empate llegó justo después de la zambullida de Lissón. Fue inesperado para la nave, porque ocurrió ante el seguro Deolis Guerra. Alex González soltó un cohete y Jesús Galindo, que corrió por él, se robó segunda. Entonces Danry Vásquez emergió por Anderson De La Rosa y tronó el sencillo al right que igualó la pizarra. 

Los melenudos demostraron que sus relevistas tampoco son mancos, mientras Carlos García contenía sus rivales con cinco brazos diferentes para exprimir ocho outs y darle la pelota a Jean Machí en el noveno y a Hassán Pena en el décimo. Contra el cubano de nuevo falló el remolque. De nada sirvió embasarle tres hombres. Magallanes, en cambio, cuando pudo, no perdonó. 

"Luchamos todo el tiempo, nunca nos entregamos, y eso debe servirnos para salir a ganar (hoy)", expresó Pedrique. 

"Esto no ha terminado. Todavía hay que ganar otro más", le dio García la razón.