• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Machis no se siente menos que Messi

El venezolano se cruzó con el argentino en el Camp Nou pero ni se inmutó y siguió su camino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Debajo de las gradas del Camp Nou, un estadio en el que caben más de 90.000 personas, se reparten decenas de pasillos. Por uno de ellos, el venezolano Darwin Machis caminaba a su vestuario cuando se cruzó de frente con Lionel Messi. Sin embargo, ni el mejor jugador del mundo le hizo cambiar el semblante al delantero que siguió caminando sin inmutarse.

“Muchos de mis compañeros conocían a varios del Barcelona y se quedaron saludándolo pero yo seguí. Dentro de la cancha sí, me fijo mucho en él pero no me llama la atención ir a intercambiar palabras mucho menos camisa con él”, narró el nacional, para quien el astro argentino es un gran jugador pero, al final de todo, también es de carne y hueso. “Son personas iguales que uno”, comentó con total desparpajo.

La anécdota perfila bastante bien el carácter irreverente del exjugador de Mineros, quien está a punto de cumplir tres meses en el Granada.

“Claro que la vida me ha cambiado mucho, en el aspecto personal y en el futbolístico, nunca me imaginé que a tan corta edad iba a llegar a donde estoy”. Fue hace poco más de un año que se dio a conocer con sus goles ante Minasoro, Yaracuyanos y Táchira, iniciando un despegue que 14 meses después lo llevó a conocer el Santiago Bernabéu y el Camp Nou, donde se cruzó con Messi. “Ni me imaginaba que esto iba a pasar, aunque hubiera querido jugar, trabajé duro para eso pero no se pudo”.

Ese carácter inconformista parece ser su secreto para asimilar cada uno de los pasos que ha ido dando, a una velocidad que a más de uno podría marear. “No se me ha hecho tan difícil asimilar todo, llevo las cosas muy tranquilo. Jugué en el primer partido, ya estuve convocado y ya pasé esas páginas, ahora lo que queremos es que el equipo gane para meternos en la pelea”.

Mañana le tocará recibir al Celta de su compatriota Andrés Túñez, a quien no conoce pero al que sí le piensa pedir la camiseta.

“Como en cualquier otro trabajo, uno tiene que hacer las cosas bien hechas. Al principio se decía que me iban a mandar a otro club pero me quedé callado, trabajé y aproveché las oportunidades que me dieron. En cada práctica me exigía más que cualquier otro”, y así se ganó el puesto en el conjunto siendo el más joven del todo el plantel. Así consiguió el cupo para ir convocado a Madrid y Barcelona y darse el lujo de pasar por al lado de Messi. Al final, ambos son de carne y hueso y el de Tucupita incluso es siete centímetros más alto.

Tranquila Granada
Fuera del campo de juego, a Machis no le ha afectado mucho la mudanza desde Puerto Ordaz hasta Granada. “Mi país no tiene nada que envidiarle a alguno de Europa, quizás el problema de la inseguridad pero cada uno tiene su historia. Esta es una ciudad tranquila, las personas son amables y el estadio lo tengo cerca así que puedo ir cuando quiera al gimnasio”.

Las dos cosas que más le han costado es el estar lejos de su familia y el haber pasado tres meses sin probar una arepa. “Ya me hace falta”, dice. Por ahora ha aprovechado el tiempo libre para conocer la ciudad y conocer los rincones a los que llevara a su familia cuando lo visiten en el invierno.