• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Luisma Seijas brilló en victoria del Santa Fe

Luis Manuel Seijas disputa un balón en la final del torneo Postobón, con su equipo Santa Fe | Foto: EFE

Luis Manuel Seijas disputa un balón en la final del torneo Postobón, con su equipo Santa Fe | Foto: EFE

El conjunto bogotano venció al Independiente de Medellín y ahora está a 90 minutos de su octava estrella

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Santa Fe, equipo en el que milita el venezolano Luis Manuel Seijas quien jugó todo el partido, sufrió durante 67 minutos. En ese lapso, la hinchada de Independiente Medellín, que estuvo a punto de llenar el estadio (cantaron 40.887 espectadores), se ilusionó con conseguir la sexta estrella para su escudo, pero, en apenas tres minutos, el destino cambió y el título pareció tomar rumbo hacia Bogotá.

Y así está hoy, con 90 minutos por delante, la gran final del fútbol colombiano. Independiente Santa Fe logró cambiar una historia que parecía pintada de rojo, pero con tono ‘poderoso’, el del DIM. Terminó ganando 1-2 y el sueño de la octava estrella para Santa Fe está más vivo que nunca.

“A mí no me gustan las estadísticas. Cada partido es muy diferente”, declaró, en la rueda de prensa posterior al partido, el técnico de Independiente Santa Fe, Gustavo Costas.

Así, Santa Fe logró su segunda victoria consecutiva frente al DIM en el estadio Atanasio Girardot y dejó la final encaminada para resolverla en El Campín, donde no pierde frente al Medellín en la cancha, desde el 11 de abril del 2007, cuando cayó 2-4.

Técnico molesto

“Quedan 90 minutos. Perdimos por dos fallas garrafales. Estoy caliente por eso”, dijo el técnico del DIM, Hernán Torres. Y tiene razón para estar molesto. Tuvo todo para dejar resuelta la final en el primer tiempo, pero le faltó la contundencia de la que sí había hecho alarde a lo largo del semestre.

La octava estrella cardenal parece estar cerca, pero muy cerca. Santa Fe es el mejor local de la Liga: siete triunfos, tres empates y apenas dos derrotas parecen prender la ilusión roja.