• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Luego de 52 años, llegó el trofeo de campeón a Cleveland gracias a Lebron James

James anunció que no irá a los Juegos Olímpicos | FOTO AFP

James anunció que no irá a los Juegos Olímpicos | FOTO AFP

Los reflectores no han dejado de alumbrar a la estrella nacida en Akron, luego del primer campeonato en la historia de los Cavaliers

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el año 2010, El hijo prodigio de la ciudad de Cleveland decepcionó a sus coterráneos. Lebron James, nacido y criado en Akron, abandonaba las difíciles calles para ir a ocupar un puesto bajo el atractivo sol de Miami, donde ganó dos títulos de campeón. El alero pasó de ser el niño mimado, a la persona más despreciable en Ohio. No obstante, James se redimió en el 2014 y dos años después logró lo que parecía imposible: un trofeo de campeón para una de las ciudades con menos atractivo turístico en Estados Unidos.

Ayer, Lebron, tal como lo llaman los fanáticos como si se tratara de un amigo de la infancia, cumplió su promesa. Entró a Cleveland como si fuese un prócer de la independencia con el trofeo Larry O’Brien para regalarle el primer título profesional de los últimos 52 años. Con intención o no, Lebron tenía una camisa que decía “Ultimate Warrior”, es decir “El máximo Guerrero”, luego de vencer en 7 partidos a los Warriors de Golden State. Ciertamente, la estrella del baloncesto tuvo la palabra mayor.

Desde que sonó la chicharra en el Oracle Arena de Oakland, las cámaras no han dejado de seguir al astro de Akron. Sus compañeros de equipo le agradecieron por el triunfo, los análisis se centraban a sus extravagantes estadísticas, y hasta el dueño de los Cavaliers Dan Gilbert, se colocó a la altura del tabloncillo para elogiar y también expresar su gratitud al jugador del puesto 3, por el título obtenido. En un segundo plano quedó la coestrella y autor del triple que le dio la ventaja a Cleveland a menos de un minuto, Kyrie Irving. Incluso, en la lista de créditos, quedó relegado el técnico Tyronne Lue, quien incluso tuvo que hacer cola para ser abrazado por su jugador estrella.

El éxito en números. Los guarismos de la final refleja porque toda la celebración ha girado en torno a Lebron. En 7 partidos, James promedió casi un triple doble al registrar 29, 7 puntos, 11, 3 rebotes y 8,9 asistencias por partido. Además, dejó números defensivos de 2,3 bloqueos y 2.6 robos por cada cuatro cuartos. Aunado a todo esto, tuvo dos partidos consecutivos de 41 puntos. El buen hijo regresó y brilló en su casa, pero ahora se asoma la agencia libre.