• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Lobito” Guerra se medirá a una sorpresa de tres años

Independiente del Valle se estrenó en torneos continentales en 2013 cuando sacó al Anzoátegui de la Sudamericana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alejandro Guerra no tenía preferencias para el rival de Atlético Nacional en la final de la Copa Libertadores. Sin embargo, advirtió que subir a la altura de Quito para enfrentarse contra Independiente del Valle, representa una enorme dificultad a sortear.

“Es un rival muy rápido, físico, y que además en la altura juega muy bien. Subir a Quito siempre es duro”, aseguró el venezolano el miércoles. El contrario del conjunto de Medellín en la final de la Libertadores que se inicia el próximo miércoles, tiene una historia particular.

Independiente del Valle es un club pequeño de la localidad de Sangolquí, a 40 kilómetros de Quito, que apenas se estrenó hace tres años en el concierto suramericano. Su primer partido en una cita continental, de hecho, fue contra un venezolano.

En la Copa Sudamericana de 2013 el cuadro meridional jugó contra Anzoátegui. En esa llave, ecuatorianos y orientales igualaron sin goles en Quito, pero al bajar a Puerto La Cruz, los púrpura vencieron 2-0. En esta Libertadores se encargó de matar a todos los gigantes que le salieron al paso.

Atlético Mineiro y Colo Colo en la primera ronda, River Plate en octavos, Pumas de la UNAM en cuartos, y finalmente, Boca Juniors en las semifinales. Todo con un plantel formado en su mayoría por canteranos y jugadores de la zona, dirigidos desde 2012 por el uruguayo Pablo Repetto.

Vienen de ser terceros la temporada pasada de la Serie A ecuatoriana, y buscan ser el segundo club de ese país en ganar la Libertadores después de la Liga Deportiva Universitaria de Quito en 2008. “No nos despertamos de este sueño”, dijo el directivo del club Nelson Herrera a la agencia AP. “Esto es para todo Sangolquí, y para todo Ecuador”, remató.