• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La final de la Liga de Campeones será el evento televisivo de mayor cobertura en la historia de Portugal

 Habrá asientos para aproximadamente 150 periodistas, además de dos plataformas que albergarán a cerca de 40 cámaras de televisión / Archivo

Habrá asientos para aproximadamente 150 periodistas, además de dos plataformas que albergarán a cerca de 40 cámaras de televisión / Archivo

Habrá más de 250 cámaras de televisiones de todo el mundo dentro del estadio de la Luz este 24 de mayo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La final de la Liga de Campeones será la mayor cobertura televisiva de un evento deportivo realizada en la historia de Portugal, una retransmisión que será seguida por más de 200 millones de personas en cerca de 200 países de todo el mundo.

"Tenemos que crear las condiciones para que la señal llegue a todo el mundo con calidad", dijo hoy Álvaro Cabral, el director de proyecto del "Host Broadcaster" Sport TV, canal portugués al que la UEFA la ha adjudicado la realización del partido. Habrá más de 250 cámaras de televisiones de todo el mundo dentro del estadio de la Luz y cerca de 1.500 profesionales que no perderán detalle de la final entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid el próximo día 24, la primera entre dos equipos de la misma ciudad.

Sport TV realizará la cobertura del partido con un total de 33 cámaras, entre las que se encuentra una Spidercam, que queda suspendida con un sistema de alambres y que permite tomar planos desde el aire, así como dos cámaras súper lentas para repetir las mejores jugadas el alta definición. Además, la cadena, que cubre al año cerca de 400 eventos deportivos y que realizó el Mundial de Clubes que se disputó en Marruecos en diciembre, cuenta con un equipo de más de 200 empleados que trabajan contrarreloj a tan sólo tres días de la final.

Más importante que la cantidad de recursos empleados o el número de países a los que llega la señal de Sport TV es, según Cabral, la calidad de la retransmisión del partido. "Es un evento muy complejo, por lo que tenemos que crear las condiciones necesarias para que todo lo que pase aquí llegue a todo el mundo con la mejor calidad posible", acentúo el director del proyecto. Como "Host Broadcaster", Sport TV, enviará la señal a cientos de televisiones del globo, además de transmitirla a las 80 unidades móviles de las cadenas que estarán en Lisboa como "Visiting Broadcaster".

Los "Visiting Broadcaster", que serán más de 200 en todo el mundo, reciben la retransmisión del partido de la televisión lusa a la que pueden añadir además sus propias imágenes mediante sus cámaras situadas dentro del estadio. Es el caso de Televisión Española (TVE), cuya unidad móvil ya se encuentra a los pies del estadio del Benfica y que este martes anunció que llevará cinco cámaras con las que captará imágenes fijas para seguir los gestos de los dos entrenadores. A los mandos de la realización de la final estará Juan Figueroa, un español que reside en el país vecino desde hace más de veinte años y que trabaja para Sport TV.

"Lo más difícil es no confundirse porque tenemos que gestionar 33 cámaras y 10 señales de vídeo al mismo tiempo y tenemos que enseñar siempre lo mejor", comentó a Efe el pontevedrés. La organización ha incrementado el número de localidades desde las que normalmente los periodistas pueden seguir el juego y en total habrá cerca de 80 asientos para comentaristas de todo el mundo.

Las ruedas de prensa de antes y después de la final se realizarán en una sala más grande de la habitual en el estadio de la Luz, y habrá asientos para aproximadamente 150 periodistas, además de dos plataformas que albergarán a cerca de 40 cámaras de televisión. Los reporteros contarán además con una zona de prensa en la que podrán conectar sus portátiles a la red eléctrica y tendrán a su disposición conexión a internet de fibra óptica.

En la edición de la final de la Liga de Campeones del año pasado, el triunfo del Bayern de Múnich ante el también alemán Borussia Dortmund tuvo una audiencia global estimada de 150 millones de espectadores, a pesar de tratarse de un duelo entre dos equipos del mismo país. La final de la liga de Campeones del año 2000 entre el Real Madrid y el Valencia, la última en la que se enfrentaron dos equipos españoles, fue vista por 11.485.000 espectadores en España, y en su momento fue la más seguida de todos los tiempos.