• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Lara no tuvo pegada y sucumbió ante la U de Chile

El conjunto crepuscular no pudo contener los embates del equipo chileno / Reuters

El conjunto crepuscular no pudo contener los embates del equipo chileno / Reuters

El equipo de Lenín Bastidas no supo aprovechar una andanada de ocasiones para igualar el partido y terminó perdiendo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escena de la película de anoche, se ha repetido muchas veces en el contexto del fútbol venezolano. Pero no sólo fue por la derrota de Lara frente a la Universidad de Chile, que mostró una superioridad inobjetable a pesar del desparpajo y la agresividad con la que en ciertos pasajes del partido atacó el cuadro de Lenin Bastidas.

Fue porque en cinco minutos, el cuadro larense pasó de la ilusión absoluta del empate cercano, a la catástrofe de un resultado adverso irreversible.

Una historia muchas veces repetida en el fútbol nacional. No obstante, justificar en la falta de puntería de Zamir Valoyes y Rafael Castellín en el momento más brillante de Lara en el choque, es quedarse corto en el análisis.

El conjunto crepuscular comenzó el partido apretando a su rival, pero mostrando como iba a ser el guión del film que deseaba ver anoche en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. Atacaba abriendo el juego por las bandas, apostando a la velocidad de Jesús Gómez y del propio Valoyes y defendiéndose muy pegados a su portería.

No obstante, los crepusculares le entregaron la pelota a los universitarios para apostar a usar esa velocidad para contragolpear. Ahí, los chilenos tuvieron en Ramón Fernández un conductor ideal para un equipo en plena transición, después que el DT de sus glorias recientes, Jorge Sampaoli, se encargara de la selección chilena.

De Fernández nació la pelota con la que el certero Sebastian Ubilla logró el tanto que le dio tranquilidad a los de casa, que en la segunda mitad coquetearon arrollar a un cuadro crepuscular dormido y sin respuesta, con Valoyes y Gómez cansados y muy lejos del arco, teniendo que trasladarse demasiado para apostar a empatar.

Ahí, en ese instante, Lenin Bastidas intentó cambiar el guión del film con la entrada de Bladimir Morales y Luis Martínez. El primero para aportar orden y liberar a Miguel Mea Vitalli para darle salida al equipo, y el segundo para refrescar las cansadas piernas de los arietes.

Y por poco funciona. Una andanada de cinco ataques sucesivos, con remates de Valoyes, Castellín y "La Pulga" Gómez por poco modifica el destino del juego. Pero la película fue la de siempre. Lara pasó de la alegría del empate al segundo gol de Ubilla, de contra golpe y tras aprovechar una mala salida de Alan Liebeskind, a la decepción de una derrota en su debut copero.