• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Lanús fue una ráfaga incontenible para Caracas

El conjunto granate ganó bien, 2-0, anoche en un Olímpico a medio llenar | Reuters

El conjunto granate ganó bien, 2-0, anoche en un Olímpico a medio llenar | Reuters

El conjunto de Eduardo Saragó atascó en todas sus líneas y al final sucumbió con el campeón de la Sudamericana 2-0

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lanús tuvo que aguantar las inclemencias del tráfico caraqueño a su llegada a Caracas. Una cola además, provocada por una desagradable situación que involucró una víctima fatal de la violencia.

Pero ayer, el tráfico pesado por el centro de la cancha, favoreció a los argentinos en la Copa Libertadores. El conjunto granate ganó bien, 2-0, anoche en un Olímpico a medio llenar (la hora en una ciudad peligrosa como ésta, no ayudaba, ciertamente), coronado por una brisa fresca que no atenuó las intenciones de los argentinos, verticales a la hora de atacar, y toscos al momento de defender.

Eduardo Saragó intentó colocar desde el inicio a Wuiswuel Isea, pasador de gran visión, para intentar habilitar a Emilio Rentería y a Edder Farías, y así ganarle las espaldas a los centrales sureños, aprovechando la cantidad de efectivos que sumaron los de Guillermo Barros Schelotto en el ataque.

Pero, el equipo caraqueño olvidó que la fórmula que le dio éxito en el tiempo reciente era la de desbordar a su rival. Vértigo contra vértigo, poblar las bandas para salir del atasco. Ayer, el tráfico se hizo pesado en el centro. Rómulo Otero nunca desbordó, y siempre tuvo que recurrir al pase al medio o al enganche hacia el atasco. Lo propio ocurrió con Isea.

Cuando Caracas abrió el campo en la segunda mitad, se encontró con un remate de Luis "Cariaco" González que pegó en el travesaño.
Mientras tanto, los granates llenaron la cancha cuando encontraron el ritmo apropiado para su juego. Fue a ráfagas. En momentos puntuales. Santiago Silva estorbaba a Roberto Rucker y a Andrés Sánchez; y Lautaro Acosta y Junior Benítez, que arroparon sus respectivas bandas. El 4-3-3 de Barros Schelotto, ayer funcionó.

Y al final, a pesar de esos destellos, los goles argentinos llegaron en dos balones parados, ambos obra de Paolo Goltz, uno a los 18 tras cabecear un córner que levantó Ayala, y el otro a los 88, después de un penal sentenciado por el árbitro Víctor Carrillo.

"Está claro que la responsabilidad de lo de esta noche es mía", dijo Eduardo Saragó en la rueda de prensa post partido. "Más allá de pensar en el partido de vuelta el jueves, tenemos que le ser que haremos en el futuro. Si mejoramos, confío en ganar allá", dijo.

Una ráfaga, un destello, no mucho más, pero al final, suficiente para enredar a Caracas y dejarlo a las puertas de volver a sucumbir en la ronda preliminar de la Libertadores. La semana que viene en Buenos Aires, se terminará de definir la historia.

Ficha técnica:
Caracas (0): Baroja, Carabali, Sánchez, Tucker, Quijada; Andreutti (Cásseres, 78'), Morales, Isea, Otero (González, 59'), Rentería (Cure, 66'), Farías. DT: Eduardo Saragó.
Lanús (2): Marchesin, Araujo, Duval, Izquierdoz, Velazquez; González, Somoza, Ayala, Acosta, Silva, Benítez (Blanco, 74').
Goles: 1-0, Goltz, 25': El central argentino ganó un balón en el segundo palo, que cabeceó con comodidad al arco de Baroja. 2-0, Goltz. 88': De penal.
Árbitro: Víctor Carrillo (Perú).
Amonestados: Izquierdoz, Silva (L)
Estadio: Olímpico UCV (Caracas, Venezuela).