• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Kobe Bryant causa fascinación en su gira por China

Kobe Bryant en China / REUTERS

Kobe Bryant en China / REUTERS

Imágenes tomadas por aficionados recogen una muchedumbre de miles de personas, algunas subidas en lo alto de farolas o hasta vehículos policiales, sólo para intentar poder ver unos segundos a su ídolo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La estrella de la NBA Kobe Bryant, probablemente el jugador de baloncesto más popular en China, se encuentra estos días en una ajetreada gira por varias ciudades del país asiático, donde ha atraído fervorosas masas de aficionados y ha intentado ganárselos aún más aprendiendo a amasar fideos orientales.

Bryant, que inició la gira promocional el 3 de agosto en Hong Kong y recorrerá seis ciudades hasta el próximo domingo, día 11, causó verdaderos tumultos al visitar Shenzhen, ciudad del sur de China, el pasado domingo.

Imágenes tomadas por aficionados recogen una muchedumbre de miles de personas, algunas subidas en lo alto de farolas o hasta vehículos policiales, sólo para intentar poder ver unos segundos a su ídolo deportivo en carne y hueso.

Un vídeo doméstico (tinyurl.com/ko96e5q) de uno de esos fans, llorando de éxtasis tras poder ver al escolta de Los Ángeles Lakers, ha circulado ampliamente esta semana por las redes sociales chinas.

En el microblog oficial de Kobe en chino, que tiene dos millones de seguidores, el jugador ha mostrado además imágenes de un evento en Xian (centro del país) donde, tocado con sombrero de cocinero, aprende a elaborar fideos chinos, para los que se requiere una hábil técnica de manos y brazos.

Bryant también visitará las ciudades de Shanghái, Nankín y Pekín, patrocinado por varias marcas multinacionales y con el objetivo de promocionar la afición de los chinos por el baloncesto y la NBA.

Las grandes muchedumbres que ha atraído el jugador estadounidense recuerdan a las que otra estrella deportiva y mediática, David Beckham, reunió en sus dos giras promocionales de este año en China, hasta el punto que en uno de sus actos publicitarios resultaron heridas una decena de personas (muchas de ellas policías que intentaban controlar a las enfervorecidas masas).