• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Juventus, Benfica, Valencia y Sevilla avanzaron a semifinales de la Europa League

Sevilla festejó la clasificación | Foto EFE

Sevilla festejó la clasificación | Foto EFE

Los cuadros de Lyon, AZ Alkmaar, Porto y Basilea quedaron fuera de la competencia 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Juventus italiano, el Benfica portugués y los españoles Valencia y Sevilla accedieron hoy a las semifinales de la Liga Europa de fútbol, cuyos cruces se sortean mañana, tras superar en sus respectivas eliminatorias de cuartos al Olympique de Lyon francés, el AZ Alkmaar holandés, el Porto luso y el Basilea suizo.

En Turín, el Juventus, uno de los grandes favoritos para ganar la Liga Europa, cumplió con el guión y volvió a vencer al Olympique de Lyon. El 0-1 de la ida se convirtió en un 2-1 en la vuelta gracias a los tantos de Andrea Pirlo y Claudio Marchisio, que no dieron esperanza alguna a los franceses. Éstos sólo inquietaron con la diana de Jimmy Briand, que empató momentáneamente en la primera parte para adornar un marcador que deja con vida a los italianos.

El Benfica también dio cuenta en Lisboa del AZ Alkmaar holandés, que no pudo obrar el milagro de remontar el 0-1 en contra del primer encuentro. Los portugueses no dieron opción alguna. Fue el español Rodrigo Moreno el encargado de marcar dos goles que permiten soñar a su club con su primer título. Nunca lo ha conseguido, llegó a dos finales sin éxito y se encuentra a un paso de su tercera intentona.

Sevilla y Valencia remontaron a Porto (4-1) y Basilea (5-0) para alcanzar las semifinales. Sevillistas y valencianistas tenían que cumplir con una difícil misión para alcanzar la penúltima ronda de la Liga Europa. Querían imitar a Real Madrid y Atlético, que en los dos últimos días alcanzaron las semifinales de la Liga de Campeones.

El bombo del sorteo de las dos competiciones podía tener cuatro equipos españoles y para ello los hombres de Unai Emery y los del hispano-argentino Juan Antonio Pizzi debían dar la vuelta a dos resultados complicados. El Sevilla lo hizo con más contundencia y con menos incertidumbre, pese a que desde el minuto 54 jugó con un futbolista menos que el Oporto por la expulsión de Coke Andújar.

Ni siquiera así perdió el dominio de una eliminatoria que empató cuando el partido no había hecho más que empezar. Fue Ivan Rakitic, de penalti, quien dio esperanzas al público que llenó el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, testigo del tanto número quince del croata de un curso que también adorna con 17 asistencias. Después, Víctor Machín "Vitolo" hizo el segundo, con una gran definición delante del portero Fabiano Ribeiro, que tampoco pudo evitar el tercero, obra del colombiano Carlos Bacca tras solucionar un barullo dentro del área.

El Oporto, medio muerto, sólo reaccionó cuando jugó con un futbolista más. Entonces, apareció Beto para evitar sustos mayores y Kevin Gameiro para dar la puntilla a los portugueses. El golazo de Ricardo Quaresma no sirvió para nada. Peor lo pasó el Valencia, que tenía que dar la vuelta a un resultado en contra más amplío.

El 3-0 del Basilea en el choque de ida provocó un pequeño cisma en el conjunto ché, que estaba medio eliminado por un club que ya dio avisos en la Liga de Campeones de su capacidad para sorprender. La aparición de Paco Alcácer, que se ha destapado en Valencia como un goleador eficiente, hizo soñar a su equipo con el primer tanto en el minuto 38, cuando el descanso llamaba a la puerta de un choque que parecía ponerse cuesta arriba para el equipo de Emery.

La situación se puso más cómoda con el segundo gol, obra de Eduardo Vargas, justo cuando españoles y suizos estaban listos para marcharse al vestuario. En la reanudación, Alcácer, de nuevo con un golazo, obró el milagro y permitió a ambos equipos tener una cita con la prórroga, en la que el Basilea perdió a dos jugadores expulsados. Entre el minuto 105 y el 120, el Valencia solucionó un partido épico gracias al héroe Alcácer, que coronó su gran noche con su tercer tanto, preludio del quinto, obra de Juan Bernat, que provocó la explosión del público de Mestalla.