• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Junior ganó la guerra

El bolivarense ganó su tercer juego de la campaña y marcha invicto, en su primer año como abridor en las mayores | AP

El bolivarense ganó su tercer juego de la campaña y marcha invicto, en su primer año como abridor en las mayores | AP

El derecho fue el pilar de la victoria de los Cerveceros de Milwaukee sobre los Cachorros de Chicago, al laborar 7.0 innings y ponchar a once rivales. Es la mayor cantidad de abanicados para un lanzador venezolano en lo que va de temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el retiro alcance a Junior Guerra, algún día en el futuro, y deba recordar los mejores momentos de su carrera, es posible que la película de la memoria tenga grandes escenas de 2016.

El año ha traído muchas cosas buenas para el oriundo de San Félix, estado Bolívar. Se ganó un puesto en el equipo grande de los Cerveceros de Milwaukee, por primera vez lanzó un juego como abridor en Grandes Ligas, debutó con la victoria, se convirtió en una de las sorpresas agradables de los lupulosos y ayer tuvo la mejor actuación de su trayectoria, hasta ahora: ponchó a once de los bateadores de los Cachorros de Chicago, una de las ofensivas más poderosas de la actualidad.

La faena fue larga y enrevesada. Estuvo en el morrito por 7.0 innings, permitió cinco hits, tres carreras y otorgó trío de boletos. Pudo aguantar los embates de la artillería úrsida. Soportó dos imparables del receptor Miguel Montero, su mayor enemigo, y un cuadrangular de Dexter Fowler con su segundo pitcheo del juego.

Pero Junior ganó la guerra. Utilizó el ponche como el recurso que le abrió caminos en el laberinto del juego. Puso en la primera línea de fuego a su recta de cuatro costuras, el envío dominante de sus 113 pitcheos, de los cuales 71 fueron contabilizados como strikes. No dejó a un lado su splitter, el lanzamiento quebrado que utiliza para hacer abanicar a los contrarios. ¿Cómo podría no usarlo? Es una de sus armas predilectas que, antes del partido de ayer, lanzaba con una frecuencia de 23.47%.

Al final de todo los relevistas Michael Blazek y Tyler Thornburg, aseguraron la victoria de Milwaukee 5 por 3. Fue la declaración del triunfo para el criollo.
El factor sorpresa es una calcomanía en la actuación, pues Guerra se convirtió en el primer lanzador de los Cerveceros en ponchar a diez o más rivales en un juego esta temporada. También es la labor más dominante para un venezolano en la zafra, ya que superó los diez abanicados que tuvo Félix Hernández, el 10 de abril.

Baseball-reference.com advierte que es la mayor cantidad de ponches para un criollo desde el 25 de septiembre del año pasado, cuando Carlos Carrasco pasó por las armas a 15 bateadores.

Pero los asombros no quedan allí. Con 31 años de edad y sólo dos temporadas de experiencia en las mayores, Guerra arribó a tres juegos ganados y ninguno perdido.

Por los oseznos, Montero se fue de 3-2 con anotada y remolcada. Mientras que por la causa lupulosa, Hernán Pérez ligó de 3-1 con una impulsada. El lanzador perdedor resultó el derecho Jason Hammel.

Luis Leal fue el primero en ponchar diez o más hace 32 años

Cada vez que un lanzador venezolano alcanza o supera la decena de ponches en un juego en Grandes Ligas es recordado Luis Leal, el primer venezolano en conseguir el logro. De acuerdo con el portal Quality Sports, el barquisimetano abanicó a diez el 24 de agosto de 1984, cuando se enfrentó contra los Mellizos de Minnesota. Leal trabajó 8.2 innings, permitió par de carreras y ocho imparables. Fue su décimo tercera y última victoria de aquel año, en el que terminó con foja de 13-8, portando el uniforme de los Azulejos de Toronto.