• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Junior está dando Guerra

Guerra permitió sólo dos hits a los Nacionales en 7.1 innings, ayer | Foto AP

Guerra permitió sólo dos hits a los Nacionales en 7.1 innings, ayer | Foto AP

El lanzador venezolanos venció ayer al as Max Scherzer y a los Nacionales de Washington, con 7.1 innings en blanco. No ha permitido carreras en sus últimas dos aperturas y le llueven los elogios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Craig Counsell, manager de los Cerveceros de Milwaukee en las Grandes Ligas, se siente tan sorprendido como feliz con las actuaciones del lanzador venezolano Junior Guerra.

“Pareciera que en cada salida es mejor”, expresó ayer el piloto. “En los momentos más complejos, pareciera que logra elevarse todavía un poco más”.

Guerra brilló nuevamente en el Día de la Independencia de los Estados Unidos. Inusual novato con 31 años de edad, está empeñado en convertirse en figura. Por segundo inicio corrido trabajó en blanco, esta vez 7.1 innings, y en las últimas tres salidas ha aislado dos carreras merecidas en 22.1 tramos, un lapso en el que presenta 0.81 de efectividad.

“El equipo necesitaba desesperadamente algo bueno y apareció en su ayuda Junior Guerra”, escribió Tom Haudricourt, columnista del diario Milwaukee Journal Sentinel.

“Hoy cargó con todo el peso”, admitió Counsell, citado por la agencia The Associated Press.

Sus compañeros y rivales parecen estar todavía con la boca abierta. Hace menos de dos años, el derecho guayanés estaba lanzando en Italia, fuera de la pelota organizada y casi sin esperanzas de lograr el estrellato. Hoy es figura, gracias a un pitcheo que se hunde al llegar al plato, un split finger que aprendió de otro recluta treintañero y en su momento también grandeliga inesperado, Jean Machí.

“Es un split finger de verdad”, declaró con admiración su catcher Jonathan Lucroy, citado por el Journal Sentinel. “Está en la frontera de una bola de nudillos, por el modo en que a veces se mueve. Es difícil de recibir, porque no sabes qué va a pasar. No muchos lanzan ese pitcheo así”.

Guerra empleó ese envío para someter a los Nacionales de Washington y a su as Max Scherzer, quien únicamente permitió un jonrón solitario de Martín Maldonado. Fue suficiente para que la pizarra terminara 1 por 0.

Siete ponches, dos hits y dos boletos completaron la faena del bolivarense.

“Yo sólo estaba tratando de hacer lanzamientos de calidad, mantenerme lejos de la zona caliente de ellos y poner la pelota bajito”, resumió el recluta.

Lucroy se explayó en elogios: “Ese pitcheo suyo es difícil para el bateador, difícil para el catcher, difícil para todo el mundo. La bola se mueve por todos lados. Yo sólo trato de tumbarla. Es impredecible. No sabes hacia dónde va a ir”.

“No muchos la lanzan así. Y se le ve más cómodo en cada presentación”, insistió Counsell.

Guerra disfruta la buena hora y a la distancia agradece a Machí, quien le enseñó su secreto en Maracaibo, en 2009, un día en que coincidieron en el estadio Luis Aparicio para un Juego de Estrellas.

“Yo antes era un pitcher de sliders, pero comencé a jugar con ella”, confesó. “En 2011 empecé a sentirme confortable y, gracias a Dios, he podido ubicarla”.

Los Cerveceros están de fiesta. Firmaron como agente libre de ligas menores a este novicio, que ahora tiene marca de 6-1, efectividad de 2.93 y casi un ponche por inning. Es el inesperado as de Milwaukee.

“Realmente confía en ese pitcheo”, celebró Counsell. Y el equipo confía cada día más en él.